Sistema parlamentario

1. CONCEPTO

a. El sistema parlamentario

El régimen parlamentario es la forma de gobierno más significativa en el mundo occidental, surgido de un modo empírico a partir de las revoluciones inglesas del siglo XII, terminará imponiéndose en ese escenario occidental pese al indudable influjo del presidencialismo norteamericano y el más modesto ejemplo del gobierno de asamblea alumbrado por la práctica revolucionaria francesa. En el régimen parlamentario la jefatura del Estado y la presidencia del Gobierno, debido a la escala vinculación formal de la primera con el poder ejecutivo y a su carácter meramente simbólico, no recaen en la misma persona. Por tanto, esta forma de gobierno puede darse tanto en las monarquías (España, Noruega, Holanda, etc) como en las repúblicas (Alemania, Islandia, Irlanda, etc)

Cuadro de contenidos:

1. Concepto
1.1. El sistema parlamentario
1.2. Características esenciales
2. Diferencias entre el sistema parlamentario y el sistema presidencial
3. Tipos híbridos
4. Véase también
5. Referencias

b. Características esenciales

La existencia del gobierno parlamentario sería la búsqueda de un equilibrio entre dos poderes independientes entre sí, legislativo y ejecutivo “en s funcionamiento práctico se ve que toda la doctrina parlamentaria se reduce a evitar que el Gobierno o el Parlamento adquieran una preponderancia duradera y a garantizar el equilibrio mediante un control permanente de la opinión” (Burdeau, 1981). Este propósito se concreta en una serie de instituciones y prácticas que sin dar al orden de enumeración ninguna significaión especial, trataremos de sintetizar a continuación:

- El poder ejecutivo se divide en dos órganos: el Jefe del Estado, Monarca o Presidente de la República, y el Gobierno. Aún cabría distinguir, jurídica y sobre todo políticamente, entre el Jefe del Gobierno y el propio Gobierno como tal tanto por las diferencias que veremos enseguida respecto a su nombramiento, como por las relacione con el Parlamento y las atribuciones que les son propias. De hecho, el Jefe del Gobierno suele desempeñar un liderazgo más o menos acusado, pero siempre importante, que lo destaca como figura relevante del poder ejecutivo
- El Jefe del Estado nombra al Presidente del Gobierno y éste a los ministros. En los casos en que se exige una declaración de conformidad o confianza del Parlamento junto al nombramiento formal de aquel por el Jefe de Estado, hay que concluir que quien realmente le designa es el Parlamento.
- El Gobierno es un cuerpo colectivo, a diferencia del sistema presidencial, donde no existe con este carácter. Es decir, que sin perjuicio de las competencias propias dl presidente y de cada ministro como jefe de su respectivo departamento, el Gobierno tiene las suyas propias como órgano colegiado y un papel político que puede verse incrementado en determinados supuestos como los de gobierno de coalición entre representantes de varios partidos políticos.
- Los ministros son generalmente miembros del Parlamento. En algunos casos se impone como necesaria esta pertenencia y pocas veces se prohíbe expresamente.
- El Gobierno es políticamente responsable ante la Asamblea, y sólo directamente a través de ella, ante el electorado
- El Gobierno puede disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones. Este es el contrapeso de la facultad del Parlamento para provocar la caída del Gobierno mediante la exigencia de responsabilidad política.

2. DIFERENCIAS ENTRE EL SISTEMA PARLAMENTARIO Y EL SISTEMA PRESIDENCIALISTA

La normativa democrática reconoce dos diferentes formas de organizar las instituciones políticas del Estado. Una, la más común en las democracias del mundo, es el sistema parlamentario y la otra, que es la que existe en Estados Unidos, es el sistema presidencial.

En el sistema parlamentario, las elecciones generales giran en torno a la elección del Parlamento; es decir, de los representantes políticos de los ciudadanos. No hay elección directa del principal ejecutivo del país; una vez se constituye el Parlamento, este procede a designar, por votación de sus miembros, al líder de la Rama Ejecutiva y sus ministros. Es decir, una vez concluidas las elecciones generales, los diferentes grupos parlamentarios conforman acuerdos entre ellos para constituir la mayoría de votos necesarios para formar el Gobierno. Aunque los líderes del Gobierno, es decir de la Rama Ejecutiva, son también parlamentarios, la Constitución nacional obliga a que una vez designados para administrar al Estado, se respeten las sendas prerrogativas de ambos cuerpos bajo el principio de separación de poderes: el Parlamento legisla y el Gobierno administra. Este poder parlamentario de designar al Ejecutivo hace posible que, en ocasiones, el partido que más votos obtenga no logre controlar el gobierno porque dos o más partidos, cada uno de ellos con menos votos que el principal, se unan para obtener una mayoría parlamentaria. En estos sistemas, la institución parlamentaria se convierte en el centro de la vida política del país, aunque el poder ejecutivo, una vez designado por el Parlamento, ejerce sus funciones administrativas de forma autónoma.
El sistema presidencial, en cambio, separa las elecciones parlamentarias de las del ejecutivo, aunque estas sean simultáneas. Los partidos políticos, por lo tanto, postulan sus candidatos a presidente y los electores votan directamente por el candidato de su preferencia, independientemente de la votación de los candidatos para las cámaras legislativas. El Parlamento, por lo tanto, no tiene injerencia en la designación del ejecutivo, por lo que no tiene la opción de concertar acuerdos con otros partidos para formar Gobiernos. Uno de los efectos directos del sistema presidencial es que hace inefectivo a los partidos pequeños, porque los priva de la dinámica de hacer alianzas con otros partidos y así poder ejercer influencia sobre la política de Estado. El resultado de no poder crear alianzas entre ellos una vez concluidas las elecciones (como en el sistema parlamentario) hace que los partidos pequeños tiendan a desaparecer del panorama electoral en la medida en que los sectores sociales e ideológicos que los componen son absorbidos por los partidos principales, los únicos capaces de prevalecer en la elección del ejecutivo. Por eso, los sistemas presidenciales propenden al bipartidismo.

3. TIPOS HÍBRIDOS

Además de los tipos puros de parlamentarismo y presidencialismo, existen seis formas híbridas de gobierno según Arend Lijphart.

- Híbrido I. Este híbrido es parlamentario en dos aspectos y presidencial en uno: el “gabinete” que es elegido por el Parlamento, pero los consejeros permanecen en sus cargos por un periodo de cuatro años y no pueden ser destituido por una votación de no confianza del legislativo. Es decir, el rasgo distintivo es que no depende el ejecutivo colegial de la confianza legislativa. Un ejemplo sería Suiza
- Híbrido II. Es un sistema parlamentario salvo por el hecho de que las relaciones del primer ministro con el gabinete recuerdan a las de un presidente con su gabinete. No existe ningún ejemplo empírico de este tipo de híbrido aunque la Constitución alemana sobre el parece apelar a dicho sistema pero dado que el Canciller precisa de la confianza del Bundestag antes de la elección formal del canciller por el Bundestag tiene lugar la negociación de un gabinete de coalición colegiado
- Híbrido III. Es presidencial en dos aspectos y parlamentario en uno. EEUU sería un ejemplo si la Convención Constitucional de 1787 no hubiera cambiado de idea en el último momento. El plan de Virginia incluía la elección del presidente por parte del legislativo nacional y la Convención Convención Constitucional votó tres veces a favor de dicho plan antes de que, al final, estableciera la solución del colegio electoral. De todas formas si ningún candidato a la presidencia obtiene una mayoría en el colegio electoral, la Constitución estadounidense determina como paso siguiente el híbrido III, la elección por parte de la cámara de representantes.
- Híbrido IV. Resulta problemático porque se caracteriza por una votación de no confianza del legislativo hacia un ejecutivo elegido por vía popular y esto sería vista como un desafío a la voluntad popular y a la legitimidad democrática.
- Híbrido V. Es presidencial en dos aspectos y parlamentario en uno. Un ejemplo interesante viene dado por el sistema político uruguayo, que disfrutó de una presidencia colegiada desde 1952 a 1967. Un órgano de nueve miembros inspirado en el modelo suizo de carácter colegiado y en ejercicio por un periodo de tiempo determinado, al estilo del Consejo Federal Suizo, pero elegido por vía popular.
- Híbrido VI, al igual que el tipo IV, resulta problemático porque se caracteriza por una votación de no confianza del legislativo hacia un ejecutivo elegido por vía popular y esto sería vista como un desafío a la voluntad popular y a la legitimidad democrática. Dicho sistema modificado parece ser lo que el Comité sobre el sistema constitucional propuso para Estados Unidos en 1987, pero esta propuesta comportaba una forma especial de gobierno presidencia más bien que un tipo híbrido.

4. VÉASE TAMBIÉN

- Estado
- Jefatura del Estado
- Democracia
- Monarquía
- Instituciones políticas
- Soberanía popular

5. REFERENCIA

- Lijphart, A (2012). “Relaciones entre el ejecutivo y el legislativo: modelos de dominio y equilibrio de poder” en Lijphart, A. Modelos de democracia. Formas de gobierno y resultados en 36 países. Barcelona. Editorial Ariel
- Término enciclopedia: sistema parlamentario y sistema presidencialista (2005-2016) en Enciclopedia de Puerto Rico. En http://www.enciclopediapr.org/esp/article.cfm?ref=13010903 Consultado el 27/04/2016
- De Blas Guerrero, A y de Andrés Sanz, J (2010) “El gobierno” en de Blas Guerrero, A y Rubio Lara, MJ (directores) Teoría del Estado I. El Estado y sus instituciones. Madrid. Editorial UNED.
- Palmer Valero, R (2009) “Estructura institucional del Estado” en del Águila, R Manual de Ciencia Política. Madrid. Editorial Trotta.

Autores:

Javier Mariño

Jessica González

_s
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License