Narco-Estado

Se habla de “Narco-estado” cuando se considera que existe una alianza o un entendimiento en una base corrupta entre el narcotráfico organizado y el Estado en el respectivo país en el que acontece. Es una nueva forma de Estado capitalista, cuya manifestación externa es la de un régimen político neoliberal tecnocrático con una fuerte presencia de representantes del crimen organizado en sus distintos gobiernos, la economía y las finanzas. Nace así una relación entre el Narcotráfico y el Estado, en donde el narco puede llegar a ser un actor económico importante, a veces casi imprescindible, generando empleos e infraestructuras y llenando los vacíos donde el Estado no llega, al convertirse en un proveedor de servicios públicos. No obstante, dicha relación mantiene unas reglas y unas directrices delimitadas para evitar que el narco controle al Estado y viceversa, ya que eso sería contraproducente.

Contenidos:

1. Origen del término
2. Características
2.1. Confrontación
2.2. Corrupción
2.3. Coexistencia pacífica
3. Influencias
4. Aplicación práctica
4.1. Guinea-Bissau
4.2. Kosovo
4.3. Afganistán
4.4. América Latina
5. Véase también
6. Referencias

1. ORIGEN DEL TÉRMINO

El término narco-estado tiene origen en la criminología internacional. Marcos Pablo Moloeznik lo describe tal que “territorio donde el narcotráfico es un actor político que le disputa el poder al Estado”. En cambio, Peter Dale Scott lo define como la “simbiosis entre los gobiernos y las asociaciones criminales”.

2. CARACTERÍSTICAS

Debido a las características del crimen organizado se pueden resaltar tres grandes actores:

2.1 Confrontación:

Surge cuando el narco comienza a crecer en un país de manera exponencial y a una gran velocidad. En algún momento el narcotráfico lograría superar el poder esperado hasta lograr desafiar al Estado de dicho país. La confrontación construirá los pilares de la relación entre los dos y ya no se le consideraría más al narcotráfico como a una banda delictiva cualquiera.

2.2 Corrupción:

Consiste no solo en el simple pago para traficar con drogas o con armas, sino también con los propósitos de no ser detenido o condenado, e incluso para conseguir información de la policía y del Estado sobre otras personas como por ejemplo de otras bandas rivales o de los “traidores” y antiguos miembros de dichas bandas.

Dependiendo de la fuerza del narcotráfico en el país, puede acontecer que el Estado trabaje para ellos y que les otorgue protección. Por otro lado y como estrategia para conseguir mayor influencia y hacerse con un hueco en el poder del país, el narco ayudaría al gobierno en las tareas de la financiación, es decir, invertirá dinero en cualquier campaña electoral que les sea favorables y con las que comparta relación. Esto sucede dado que los políticos se suelen ver amenazados por varias bandas delictivas por lo que buscan protección en el narcotráfico; los políticos se corrompen, pero no políticamente. Consta de una relación recíproca en la que ambos lados mantienen distintos intereses. También existiría la corrupción de los congresistas y de los ministros para así obtener una representación indirecta en el Estado y poder manejar desde ahí la política del país. La narco-corrupción se puede dividir en tres etapas:

○ Etapa predatoria: El narco tiene muy poca conexión con el sistema político y no tiene poder para comprar a las autoridades.
○ Etapa parasitaria: El crimen organizado ha logrado comprar a una parte del Estado y tiene protección e información a cambio de ello.
○ Etapa simbiótica: En esta etapa el crimen organizado está integrado al Estado y éste último lo utiliza para sus propósitos.

2.3 Coexistencia pacífica:

Una razón teórica en la que se basa dicha coexistencia pacífica sería la corrupción. No obstante, existen otras dos posibles razones por las cuales no surge una disputa armada: al Estado no le conviene o no está capacitado para combatir.

El Estado moderno es considerado como un dios omnipotente que no puede ser derrocado por un simple individuo aislado, ya que no posee el suficiente poder. Proviene de una idea explícitamente citada por los revolucionarios latinoamericanos de los años sesenta: “con el Estado todo, contra el Estado nada”. Sin embargo, la idea teórica se distorsiona en la práctica cuando aparece el narcotráfico en los países de gobiernos más débiles donde el gobierno carece de autoridad y de poder para combatir al narco.

En estas situaciones es difícil de deliberar si el gobierno ha decidido abstenerse a la lucha contra el narco por la corrupción o simplemente por la incapacidad gubernamental, sobre todo política, social y militar.

La otra razón consistiría en la convivencia que genera el narco en la civilización. En ciertas ocasiones, el Estado no es capaz de abastecer las necesidades económicas de los ciudadanos, y es aquí donde el narcotráfico puede ayudar a equilibrar la balanza de pagos, generando empleos, obrando en tareas sociales para la comunidad, etc. Además, el narco suele invertir en negocios lícitos que aumentan los ingresos del Estado. En resumidas cuentas, el narcotráfico es una fuente de capital tan imprescindible para el Estado que este decide valorar positivamente su intervención en el poder.

3. INFLUENCIAS

Este fenómeno surge a consecuencia de la crisis actual del capitalismo, desemboca en una profunda crisis orgánica, de la que derivan un déficit económico (largos periodos de tiempo sin crecimiento económico) y un déficit de legitimidad institucional. Esto lleva a los países a tener altos niveles de violencia e inseguridad pública, así como a la militarización del aparato de Estado, dando lugar a una guerra fallida contra el narcotráfico.

4. APLICACIÓN PRÁCTICA

4.1. Guinea-Bissau

Es uno de los primeros países que se pueden reconocer como narco-estado, país que ha conseguido la independencia recientemente en 1973, y que desde entonces no ha tenido una estabilidad política, con golpes de estado y constante militarismo.

Aprovechando esto los carteles o redes de traficantes de drogas llevan a cabo su actividad sin ningún tipo de restricciones. En el 2005, vuelve al poder Joao Bernardo Vieira y con él un aumento del narcotráfico y de la implicación de poderes políticos en el mismo. En 2007, la Ministra de Justicia, presentó en una conferencia internacional una relación de políticos, militares y policías del país involucrados en este tipo de actividades relacionadas con el narcotráfico.

4.2. Kosovo

Es una provincia de Serbia que consiguió la independencia en febrero de 2008, desde sus inicios las mafias del narcotráfico han tenido mucha influencia en las instituciones del estado, algunos de sus dirigentes incluidos el primer ministro Hashim Thaci, siempre han estado vinculados en casos de corrupción y en las redes delictivas del país.
Kosovo es considerado una plataforma para el narcotráfico, además del tráfico de armas y personas en toda Europa.

4.3. Afganistán
En los últimos años las guerras y los conflictos que han ocurrido en el país tanto por la intervención extranjera de EEUU, como las guerras civiles internas con los talibanes han imposibilitado que la seguridad se instaure en dicho territorio.

También la economía ha sufrido bastante debido a la inestabilidad política.

Durante estos periodos el cultivo de opio y heroína se ha incrementado llegando a convertirse en el primer proveedor ilegal de opio y heroína en el mundo a su vez los narcotraficantes que se dedican a esta actividad también han incrementado su poder.

En 2006, la ONU advertía del riesgo de que Afganistán llegará a convertirse, dada su situación política, en un nuevo narco-estado.

4.4. América Latina

Latinoamérica reúne una serie de características comunes que pueden incitar a pensar que tienen un Narco-estado por diseño, países como Colombia, México, Honduras, Perú, Guatemala, Venezuela, Bolivia y Argentina en algún momento de su historia se ha dado narco estado o se ha pensado que ha podido o está en camino de serlo:
Colombia aumentó sus cultivos de coca cuando el presidente Juan Manuel Santos suspendió la fumigación de cultivos ilegales (a petición de las FARC). Las FARC es uno de los principales narco-carteles del mundo. El producto colombiano suele salir por Venezuela, con una cantidad de unas 400 toneladas anuales.

En América Latina el narcotráfico juega un papel importante en la seguridad de las ciudades: si el narcotráfico crece, los consumos internos suben, el micro tráfico se incrementa y la inseguridad se dispara.

Las intervenciones policiales suelen ser acciones sin proyección, descoordinadas, que generan otros problemas de seguridad y se convierte en un agravio de la capacidad de los gobernantes.

El origen del problema surge la justicia ineficaz. Según el Índice Global de Impunidad 2015 de la Universidad de las Américas en Puebla (México) dice que los tres estados con más índice de impunidad son Filipinas, México y Colombia. Para el Instituto de Ciencias Penales y Criminológicas de la Universidad Central de Venezuela, su impunidad es aproximada al 95%, el incremento de las violencias callejeras y de los ataques a la policía son causas de la pérdida de confianza judicial y de respeto a la autoridad.
A raíz de la crisis afectada en Argentina, Venezuela y Colombia, Roberto Saviano en 2014 dice: “La cocaína es la respuesta universal a la necesidad de liquidez. La economía de la coca crece desmesuradamente y llega a todas partes”. Es decir, el narcotráfico descompone tanto a los hombres como a la estructura del Estado.
Argentina, pone en tela de juicio la seguridad nacional a causa del narcotráfico y por la posible vinculación del jefe de Gabinete de Krasner con redes de movimientos de drogas. En Venezuela, la justicia estadounidense ha acusado al presidente de la Asamblea Nacional de estar vinculado con las drogas, así como han capturado en Haití a familiares de Maduro transportando cocaína. Colombia volvió a ser pionero en la producción de cocaína. Otros muchos países como Perú, Bolivia, Ecuador, Brasil, México, Centroamérica y el Caribe están relacionados con acusaciones de transporte y producción de cocaína y otras drogas, a lo que se les llama “narco-indultos”.
Todo lo anterior explicaría en gran medida porque las Naciones Unidas catalogan a América Latina como el continente más peligroso del mundo, mientras el narcotráfico, causante mayor de esta inseguridad, sigue creciendo inexorablemente, debido a las condiciones económicas de la región y a la connivencia de sus políticos.

5. VÉASE TAMBIÉN

➢ Narcotráfico
➢ Cártel
➢ Corrupción
➢ Confrontación
➢ Estado
➢ Crisis

6. REFERENCIAS

1. Jorge Chabat (2005), “Narcotráfico y Estado: El discreto encanto de la corrupción”, Letras Libres, Págs 14-17
2. José Luis Solís González (2013), “Neoliberalismo y crimen organizado en México: El surgimiento del Estado Narco”. Universidad Autónoma de Coahulia, México
3. Juan Belikow (2016), "La Argentina no es aún un narco-estado pero sí hay narco-instituciones", La Nación
4. Sousa. R (2013), “La problemática democratización de Guinea Bissau: El papel distorsionador de los partidos políticos y de los militares en el proceso electoral y democrático”. Universidad de Salamanca
5. Embid.A (2009) “Afganistán un narco estado protegido por la OTAN”, Armas contras las guerras, Boletín 271.
6. Llano. G. Universidad San Pablo CEU. Revista Internacional del Mundo Económico y del Derecho, Volumen I (2009) Págs. de 1 - 15.

Autores:

Javier Blanco
Irene Pérez
Carlos Franco
Haizea Gil

_n
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License