Grupos de Presión

Concepto

Los grupos de presión, son grupos de personas formados en torno del interés particular común, que comparten determinados intereses y se organizan, de forma formal o informal, para tratar de presionar, incidir o influir en las decisiones sobre las decisiones políticas, introducir determinados problemas sociales en la agenda pública o presionar a los centros de toma de decisión. Principalmente incide sobre la clase política, pero también hace presión sobre determinadas empresas, grupos, etc.

El objetivo de los grupos de presión no es en sí el alcanzar el poder, sino de lo que tratan de ejercer presión. Presión entendida desde el punto de vista de posibilitar el influir en la adecuación de las políticas en función de los intereses de este grupo.

Los grupos de presión surgen por el esfuerzo de hacer frente a un problema inmediato, se basan en un solo interés y se transforman luego para prestar los servicios que sus afiliados van considerando necesarios.

Estos grupos afloran cuando se detecta un problema inmediato, que no ha sido resuelto de manera inmediata o eficiente o no se ha incorporado a la agenda política.

Los grupos de presión no están regulados o se acogen a una regulación en todos los países. Ni si quiera en el ámbito de la Unión Europea se posicionan de la misma manera, mientras que en unos países como Bruselas están regulados, en España no existe legislación que regule a estos grupos y sus acciones de presión.

Contenidos

1. Evolución Histórica.
2. Características.
3. Tipología de los Grupos de Presión.
4. Formas de Presión utilizadas.
5. Diferencia entre Grupos de Presión, Grupo de Interés y Movimiento Social.

Evolución histórica

El término surgió en los años 30 en Europa, pero por cuestiones terminológicas no ha sido traducido de igual manera en cada uno de los países. Esta cuestión ha llevado a confundir el término en los diferentes idiomas utilizando por igual Lobby, Grupo de presión, grupo político, etc.

Históricamente los grupos de presión se han confundido y han sido vinculados a otros tipos de grupos, como grupos de intereses, definiéndoles de igual manera. El historiador Francés Torcqueville ya en el año 1835 en su obra “La democracia en América” señala la existencia de grupos organizados con intereses comunes y vinculantes, grupos de interés que se podrían asemejar a los Grupos de Presión actuales. Es en el SXX cuando los Grupos de Presión cobran importancia como sujeto activo en la actividad política en los países occidentales.

La evolución de los grupos de presión va ligada a la evolución de los Estados y de los procesos de reconstrucción de la Nación, cuando comienzan a surgir una serie importante de grupos o asociaciones, que se van estructurando y organizando para hacer frente a los abusos del poder político.

El nacimiento de estos grupos no es un cuestión vinculada únicamente a un Estado democrático, sino que cada en cada país, independientemente de que sea democrático o no, surgen una serie de grupos de presión con características y particularidades propias.

Características

Los grupos de presión se caracterizan fundamentalmente por: 1) ser un grupo organizado 2) poseer una conciencia homogénea entorno a tema o problema 3) manifestar de manera objetiva sus intereses 4) No buscar la ostentación del poder, su propósito es influir en la esfera pública o en el ámbito privado para su beneficio 5) posee una serie de símbolos e instrumentos de cohesión 6) Durante su periodo de influencia no asume los decisiones que los poderes políticos tomen.

Tipología de los Grupos de Presión

Los grupos de presión se han tipificado siguiendo diversos criterios, dando lugar a múltiples clasificaciones. La clasificación más extensa es la del sociólogo y jurista ruso, Georges Gurvitch. Este autor elaboró en el año 1950 una clasificación donde establecía 63 tipos de “Grupos de Presión”.

La clasificación de estos grupos se puede hacer teniendo en cuenta factores geográficos, si inciden en el ámbito local, regional, nacional o internacional, considerando los intereses u objetivos sobre los que incide, teniendo en cuenta su grado de institucionalización o por su naturaleza jurídica, etc.

Según la autora Esther del Campo, en su artículo “Los Grupos de Presión”, “la clasificación más útil es la elaborada por Von Beyme (1986) partía de la contraposición entre grupos de “interés económico especializado” y “grupos de interés público”, entendiendo que quienes se incorporan a un grupo de interés económico buscan ante todo su propio beneficio, mientras que quienes entran en los otros grupos están motivados primordialmente por defender los intereses de los demás. A partir de esta contraposición el mismo Von Beyme (1986: 82) diferencia cinco grupos principales: a) organizaciones de empresarios o inversores (business associations); b) sindicatos; c) grupos profesionales y corporativos de clase media (professional associations); d) grupos de promoción y asociaciones cívicas, de iniciativa privada (promotional groups, public interest groups); y finalmente, e) asociaciones políticas”.

Formas de presión utilizadas

El propósito final de los grupos de presión es incidir y modificar la legislación vigente o incorporar en la agenda diversos problemas, por ello utiliza diversos medios o formas para ejercer presión sobre diversos entes políticos.

Los grupos de presión suelen ejercer la presión mediante Acciones Directas. Estas acciones se hacen patentes cuando quién ostenta el poder (cargo político, ejecutivo, etc.) no ha cumplido, por defecto ha incumplido las promesas a las que habían llegado o simplemente porque exista un problema social y los poderes públicos no le den respuesta. La presión se suele ejercer mediante manifestaciones, concentraciones de propuesta, etc. También cobra elevada importancia las relaciones directas, mediante reuniones o comisiones, entre los Grupos de Presión y los representantes de los poderes políticos.

La acción indirecta se realiza principalmente orientada hacia el público en general, dado que es un actor fundamental para los Grupos de presión. El medio utilizado suele ser la propaganda, elaborando informaciones o informes y difundiéndolo y la violencia, aprovechándose de situaciones violentas que se general y visualizándolas mediante carteles, mítines, etc.

La utilización de los medios de comunicación y las redes sociales. Los Grupos de presión han utilizado medios de comunicación tradicionales como la prensa, la televisión y la radio para hacer llegar sus reivindicaciones y ejercer presión. En los últimos años han cobrado importancia las redes sociales que se “alían” con los Grupos de Presión permitiendo y facilitando la movilización de la sociedad y el acercamiento de sus pretensiones o problemas a la sociedad y a los organismos y organizaciones políticas.

Diferencia entre Grupos de Presión, Grupo de Interés y Movimiento Social

La diferencia entre grupos de presión, de interés o movimientos sociales en muchas ocasiones es opaca, dado que se tiende a asimilar un grupo con otro en determinados contextos.
Los grupos de presión se distinguen de los Grupos de Interés o de los movimientos sociales en que son grupos organizados que persiguen modificar una legislación o incidir en el ámbito político. Los Grupos de Interés por el contrario, aunque son grupos organizados en torno a unos intereses comunes, sus objetivo final no se centra en cambiar la política pública o incidir a nivel político.

Por otro lado, los movimientos sociales, aunque pueden aglutinar grupos de personas o grupos de asociaciones con intereses similares, no son grupos organizados, sino que se sustentan sobre plataformas informales. Los movimientos sociales inciden para incorporar problemas públicos en la agenda política o para que los gobernantes o los titulares políticos modifiquen o eliminen determinas políticas públicas.

Véase también

- Lobbies
- Incidiencia política.
- Movimiento social.
- Grupo de Interés.

Bibliografía

Castillo-Esparcia, A. (2013). “Los lobbies en el Congreso de los Diputados”, en Revista latina CS. En:http://www.revistalatinacs.org/13SLCS/2013_actas/124_Castillo.pdf [Consultado en 9 de Diciembre de 2015]
Del Campo, E. (2001). "Los Grupos de presión", en Sistema Político Español, 155-181.
De Tocqueville, A. (2007). La democracia en América. Ediciones AKAL. En: http://www.almendron.com/artehistoria/wp-content/uploads/democracia_esp.pdf [Consultado en 4 de Diciembre de 2015]
Pineda, A. (2002). “Lobbies y grupos de presión: de la política a la comunicación. Una fundamentación teórica”, en Laurea Hispalis: Revista internacional de investigación en relaciones públicas, ceremonial y protocolo, nº 1, pp. 87-122.
Núñez, R. R., & de Vega, P. (2003). Los grupos de presión. Centro de Estudios Constitucionales.
Rubio, R.R (2002). "Los grupos de presión en España, una revisión pendiente", en Revista de las Cortes Generales, nº 55, pp. 165-188
Sauvy, A. (1956). "Lobbys y grupos de presión”, en Revista de Estudios Políticos, nº 89, pp. 19-40.

Autora:

Cristina Herranz Cabrilla

_g
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License