Gobierno Responsable

El gobierno responsable es una de las características principales del sistema político Westminster, junto con el gobierno representativo. Desde el siglo XVIII y en especial desde el XIX ha sido implementado en los países del antiguo Imperio Británico como pieza fundamental de su Constitución, si bien algunos países han asumido algunos mecanismos creados bajo este precepto.

Contenido:

1. CONCEPTO.
1.1. Definición.
1.2. Fundamentos filosóficos del concepto.
1.3. Los planteamientos Whig y Tory
1.4. Radicales y utilitarios
1.5. Reformismo y liberalismo durante el reinado de Victoria
1.6. Doctrinas de conflicto de clase. La huella laborista.
1.7. Relación con el gobierno representativo.
1.8. Relación con la rendición de cuentas.
2. HISTORIA.
2.1. Origen en el Sistema Westminster.
2.2. Transposición a los sistemas coloniales.
2.3. Aplicación en otros sistemas parlamentarios.
3. APLICACIÓN
3.1. El principio de confianza entre el legislativo y el ejecutivo.
3.2. Elementos de control:
3.3. Moción de confianza.
3.4. Moción de no-confianza.
3.5. Moción de censura constructiva.
3.5. Control parlamentario cotidiano.
3.6. Aplicación en el Sistema Británico actual.
3.7. Aplicación en los sistemas parlamentarios europeos.
3.7.1.Alemania
3.7.2.España
3.7.3.Bélgica
3.7.4.Otros países.
3.7.5.Aplicación fuera de Europa.
3.7.6.Canadá
4. VÉASE TAMBIÉN
5. NOTAS
6. REFERENCIAS

1. CONCEPTO.

1.1. Definición.

El término gobierno responsable surge en la política británica en el siglo XIX, cuando el Informe Durham, elaborado por John Lambton, Conde de Durham, en referencia a las revueltas producidas en la Norteamérica Británica (actual Canadá) en los años 1837 y 1838 (si bien la primera referencia a este concepto surge de una petición entregada por E. G. Stanley, Lord Derby, a la Cámara de los Comunes en mayo de 1829 en la que 3’000 ciudadanos del Alto Canadá, actual Ontario, solicitan el establecimiento de un gobierno local y responsable (sic) en la colonia. A partir de entonces, se ha ido consolidando debido a su aceptación dentro de las corrientes Whigs y Liberales dominantes en la política británica desde la Reform Act, 1832 hasta el auge laborista en el periodo de entreguerras. Hace referencia a un concepto clave, la responsabilidad política de los miembros del gabinete, tanto individualmente en relación con sus departamentos como colectivamente, como ente colegiado. Esta responsabilidad se ejerce ante los ciudadanos, que se encuentran institucionalmente representados en el Parlamento destinado a tal fin. En el sistema Westminster, esta función de representación solo la cumple la Cámara de los Comunes, al ser la única electa y por tanto depositaria de la representación popular, si bien la Cámara de los Lores en el caso británico o el Senado en el caso canadiense cumplen la función de representar a la aristocracia, la iglesia y la monarquía una y a las provincias y territorios que componen la Confederación otros (teniendo también en cuenta la condición de cámara de Second and sober thought, si bien ésta tiene más relación con el proceso legislativo que con el concepto de gobierno responsable) . Por todo ello, es la Cámara de los Comunes (o sus equivalentes en las provincias o países constituyentes1) los depositarios de la relación de responsabilidad del gobierno con los ciudadanos, y, por tanto, los que deben establecer el nexo de confianza que permite la pervivencia del gobierno.

1.2. Fundamentos filosóficos del concepto.

Este principio tiene una relación intrínseca con el gobierno representativo, siendo ambos los fundamentos clave del sistema parlamentario. Por ello, podemos trazar sus orígenes desde la separación efectiva del poder ejecutivo entre el Monarca y su Gobierno y la consolidación de la figura del Primer Ministro en el reinado de Jorge III (1760-1820), sobre todo durante el gobierno de Lord North (1770-1782). Debemos distinguir por tanto diversas doctrinas filosóficas y políticas, que pondremos en relación con la idea de gobierno responsable y que han sido dominantes en algún momento de la historia parlamentaria británica.

1.2.1. Los planteamientos Whig y Tory

En esta primera época, que podemos situar en la época previa a la aprobación de la Reform Act (cubriendo por tanto los reinados de Jorge III, Jorge IV y Guillermo IV), la visiones sobre el papel del parlamento tanto en el proceso legislativo como en el proceso de rendición de cuentas del gobierno es común a ambas facciones dominantes del parlamento, si bien las diferencias en muchos casos deben ser tenidas en cuenta.

Debido a la confusión de los términos y a la falta de verdadera adscripción partidista en esta época, definiremos a los tories como continuadores de la tradición medieval de gobierno fuerte, siendo la función parlamentaria la de revisar el contenido de los proyectos del ejecutivo, y a los whigs como los herederos de la limitación al gobierno y la importancia del parlamento a partir de la Revolución Gloriosa (1688)2, imperante desde la asunción de la casa de Hannover en 1714.

La visión Tory, de la que Bolingbroke es máximo representante, entra en el siglo XVIII en una situación delicada, siendo defensores de la monarquía mientras no son partidarios de la dinastía reinante. La defensa de una monarquía fuerte les lleva a defender un ejecutivo fuerte, que actúe como defensor del pueblo, siguiéndose la teoría de que el pueblo tiene su máxima representación en el monarca, por lo que las decisiones que emanen de este serán siempre en el interés del pueblo.

Por su parte, la visión Whig, cuya máxima figura es Edmund Burke, es la defensora del parlamentarismo fuerte, por lo que parte del precepto de representación de todas las facciones e intereses en la cámara, en la que se discutirán las diferentes visiones y saldrá finalmente una política basada en un cierto consenso que parte de la diversidad. Asimismo, dentro de la representación, se entiende que los MPs lo son de toda la nación, contraviniendo el principio federal imperante en los Países Bajos o Suiza, y que Sidney (1698: 473) resume bastante bien.

En esta idea de representación sin mandato explícito (contravenida en muy pocas ocasiones en la historia3, siendo la más reciente la elección de 1984 en la que se buscaba un mandato claro para la firma del tratado de libre comercio entre Canadá y Estados Unidos) nos lleva a la necesidad de un parlamento que controle la actividad legislativa y pueda actuar como ente autónomo. Por ello, la visión whig propone en cierto sentido un precedente tanto para el concepto de gobierno responsable como para el sistema de checks and balances dentro de la política americana.

1.2.2.Radicales y utilitarios

Estas escuelas no asumen la legitimidad tradicional de la representación y el gobierno, lo que los relaciona con los contractualistas franceses de finales del siglo XVIII, en especial de Rousseau. Se fija la soberanía popular, en lugar de la real y parlamentaria defendida hasta entonces, basándose sus decisiones en la “voluntad general”, evitándose así la formación de facciones y grupos que luchen por el poder. Sus principales autores en el panorama británico son los Levellers, Wilkes y Paine, y tendrán sus primeros exponentes legislativos en las constituciones de las colonias de Nueva Jersey (1676), Carolina (1669) y Pennsylvania (1682), y en Europa a la creación de movimientos pro derechos civiles a lo largo del siglo XVIII, teniendo un especial ímpetu luego de la revolución francesa. Bebe por tanto de un acercamiento ilustrado a las ideas de representación y rendición de cuentas del ejecutivo, visión que comparten con los utilitaristas de Bentham y James Mill, que ajustan estos pensamientos a la realidad británica, influida por los pensamientos tory y whig. Para ello, basan su teoría en dos principios: autosatisfacción, que hace que prime en todo momento el bien propio, y el de mayor felicidad, que fija como fin último del gobierno la felicidad más completa del mayor número de habitantes (Birch, 45). La convivencia de estos dos principios lleva a la necesidad de mantener la identificación de los elegidos con los intereses de los electores, a la celebración de comicios para elegir a los representantes y, en última instancia (marcando la principal diferencia entre Berkham, que defiende la desaparición de los cargos de no elección popular4 y Mill, quien los mantiene) del gobierno responsable.

1.2.3. Reformismo y liberalismo durante el reinado de Victoria

Al inicio del reinado de Victoria en el año 1832 se aprueba la Reform Act, que supone la triunfo de los derechos de representación y de los conceptos de gobierno responsable y gobierno representativo. Si bien en un primer momento se mantuvieron las posiciones clásicas Whig y Tory, con el desarrollo del debate, tuvieron mayor incidencia las opciones de radicales y utilitarios como extraemos discursos de Robert Peel, en los que se busca en la reforma que la Cámara de los Comunes actúe en contraposición con los derechos hereditarios de la Cámara de los Lores y de la monarquía. Por ello, aparece con cierta importancia durante todo el debate la cuestión de la representación y los cambios en los diseños las circunscripciones electorales para reflejar los cambios poblacionales derivados la Revolución Industrial lo que dará lugar a la aparición de nuevas formas de entender la representación reproduce 1831 la primera elección en la que existe un tema sobre el que los electores eligen a sus candidatos en relación al mismo. Asimismo, su aprobación necesitas de reforma de la Cámara de los Lores, para lo que se produce la primera gran extensión finalista de su historia . la reforma parlamentaria conlleva ciertas reformas en asuntos no imprimir secamente relacionados con los usos parlamentarios o la representación, como puede ser la apertura de las universidades de Oxford y Cambridge a los no anglicanos. A partir de ese momento consideramos que el liberalismo hacer la ideología predominante en la sociedad británica, lo que lleva a la conversión del Parlamento coma entre paréntesis en especial de la Cámara de los Comunes en lugar de discusión de los problemas de fondo. por ello , cobra especial relevancia la figura de John Stuart Mill, Que reflexiona sobre este tema en su libro Considerations on Representative Government . Desde el sector conservador Disraeli entiende que “el Parlamento debe ser un espejo de la mentalidad e intereses de Inglaterra.” Así empieza a fraguar entre las posiciones radicales y utilitarias la necesidad de convenir en el sufragio universal masculino y la abolición de la esclavitud. Stuart Mill introduce también conceptos positivistas en la visión de la ciencia política. Asimismo tiene una especial relevancia la idea del Ies conceptos positivistas en la visión de la ciencia política. Asimismo tiene una especial relevancia la idea del laisser-faire y de una mayor tolerancia hacia las minorías católica y los estratos inferiores de la sociedad. finalmente, comentamos el ensayo sobre la libertad como principal enlace con la idea de tiranía de la mayoría expresada en un primer momento por Alexis de Tocqueville. Se entiende asimismo, que la ideología liberal mueve la modificación de la idea de constitución integra los principios básicos del gobierno representativo y del gobierno responsable.Courtney entenderá que la reforma constitucional debe pasar por un mayor peso de la Cámara de los comunes en relación con la Cámara de los Lores, dotándola de funciones de control gubernamental. Por ello se produce en las primeras caídas del ejecutivo por pérdida de la confianza parlamentaria, si bien no en todo momento la pérdida de la misma se traduce en la caída del gobierno. Finalmente a lo largo del inicio del siglo XX van apareciendo junto con las teorías del conflicto y teorías sociales, derivadas de Marx, las nuevas teorías que fijarán el nuevo debate durante la época actual.

1.2.4. Doctrinas de conflicto de clase. La huella laborista.

Las doctrinas de conflicto de clase, herederas del Marxismo, surgen a finales del siglo XIX, teniendo cierta fuerza en el sistema político, tanto como sindicatos y grupos de presión como partidos políticos, ocupando por primera vez el gobierno en 1924. Estos relacionan la maquinaria estatal como algo al servicio de las clases pudientes, lo que hace que la responsabilidad del gobierno se dirija única y exclusivamente para con la aristocracia y burguesía.

Sus principales medidas, sin embargo, buscan extender la representación a todos los obreros, defendiendo en algunos casos el sistema corporativo de elección de delegados frente al tradicional criterio geográfico. Sin embargo, a partir de 1918 sus posturas se relajan, buscando los laboristas alianzas con los liberales y la participación en el sistema político ya establecido, asumiendo el papel del partido liberal dentro del bipartidismo a partir de los años 20, tanto por el gran aumento de votos derivado de una moderación del discurso (que lleva a la escisión del Partido Comunista) como por las pérdidas de los liberales, herederos del partido de notables cuando los partidos de masas empezaban a ser la norma.

Dentro de los mecanismos de representación, los laboristas buscan una relación más delegataria con sus electores, siendo famosos hasta los años 60 por la composición de gobiernos de carácter programático5 en comparación con programas más genéricos e ideológicos de conservadores y liberales. Por tanto, la principal contribución del pensamiento laborista al concepto de gobierno responsable es la recuperación de la idea de responsabilidad directa del mismo, dotando a la población de la posibilidad de juzgar la actuación del gobierno y retirarles el respaldo en las elecciones, en comparación con el monopolio de la figura mediadora en la relación fiduciaria6 mantenida hasta entonces.

1.2.5. Relación con el gobierno representativo.

Como hemos ido viendo, la relación entre el gobierno responsable y el gobierno representativo y es tanto de coincidencia temporal como de Preceptos filosóficos. Ambos son consecuencia del pensamiento liberal del reinado de Victoria y ambos se aplican de forma complementaria para entender el sistema parlamentario. Evidentemente, el concepto de gobierno representativo es el encargado de incluir a la ciudadanía en las instituciones mientras que el gobierno responsable será el encargado de efectuar la rendición de cuentas y control del poder ejecutivo por parte del legislativo.
La aplicación de ambos conceptos, desde el punto de vista práctico, nunca se ha dado por separado, de lo que debemos entender una relación intrínseca e inseparable entre ambos términos dentro del cuerpo superior que supone el concepto de sistema parlamentario.

1.2.6. Relación con la rendición de cuentas.

La rendición de cuentas es uno de los pilares esenciales del Gobierno responsable por definición, ya que es el mecanismo de responsabilidad entre ejecutivo y legislativo. Cumple una función de eje vertebrador de la relación fiduciaria, así como de cumplimiento de programa de gobierno ante el legislativo.
Que esta sea una de las principales funciones de las cámaras bajas no hace sino justificar más aún si cabe el papel de esta como depositaria de la representación popular y, por tanto, de la potestad para establecer la relación de confianza y responsabilidad entre ejecutivo y legislativo.

2. HISTORIA.

2.1. Origen en el Sistema Westminster.

Como hemos visto, si bien el término gobierno responsable surge como tal para reflejar la necesidad de un cambio en el sistema político en Canadá en la década de 1830, las características de un gobierno responsable se han dado en el sistema británico desde el reinado de Jorge III. Previamente, debido al alto poder del Rey, verdadero poder ejecutivo y legislativo y el bajo peso del parlamento, cuya función más relevante era la aprobación de modificaciones fiscales, podemos hablar de una monarquía de tipo autoritario7 sin gobierno responsable.

Este elemento, así como la flexibilidad de la relación fiduciaria ha sido, en contraposición al modelo presidencialista y de checks and balances americano, una de las características del sistema parlamentario británico. Además, el hecho de que el Primer Ministro fuera, en la gran mayoría de los casos, miembro de alguna de las dos cámaras, así como la gran mayoría de su gabinete, han sido elementos esenciales para la forja del gobierno responsable en Gran Bretaña.

2.2. Transposición a los sistemas coloniales.

Dentro del antiguo imperio británico se podían distinguir dos tipos de colonias: las colonias con importante población nativa (como la India) y las colonias de poblamiento blanco, también llamadas Dominios8. Son estos últimos los primeros en trasponer el sistema de gobierno responsable dentro de sus sistemas políticos en el momento de concesión de la autonomía entre el Siglo XIX y principios del XX.

Estos sistemas se caracterizan por copiar, en casi todos sus elementos, el sistema político británico, en muchas ocasiones por obligación constitucional9. Por ello, la rendición de cuentas del ejecutivo en el legislativo es fundamental dentro de su entramado institucional. Ocurre lo mismo en el caso de Irlanda, si bien se han producido ciertas modificaciones en cuanto al sistema electoral y a la Jefatura del Estado desde la independencia de la República.

En el caso del resto de países del Imperio Británico, salvo algunas excepciones (la mayoría en países africanos) han aplicado un sistema similar, si bien tienen ciertos matices10 que los diferencian entre si y de Gran Bretaña.

2.3. Aplicación en otros sistemas parlamentarios.

En contraposición a los sistemas presidenciales, la gran mayoría de los sistemas de corte parlamentario europeo han adoptado mecanismos que se parecen en la práctica al gobierno responsable, si bien no en todos los casos se utiliza este concepto como elemento definitorio. En los casos europeos, han sido claves en los periodos de estabilidad e inestabilidad de los ejecutivos, ya que todos los sistemas han utilizado este tipo de mecanismos.
Finalmente, vemos como lentamente países presidencialistas han aplicado mecanismos de gobierno responsable en el sentido de presencia del ejecutivo en el legislativo más allá de la remisión de leyes, si bien, debido a las características de legitimidad del ejecutivo (derivada directamente del electorado) no se aplica el mismo concepto de relación de confianza inherente al gobierno responsable.

3. APLICACIÓN

3.1. El principio de confianza entre el legislativo y el ejecutivo.

Como hemos venido explicando, el principio de confianza en el que se basa el gobierno responsable tiene como principales actores al ejecutivo, como parte activa y al legislativo que, como depositario de la representación popular o, en los casos de Estados Unidos o de los países europeos, de la soberanía popular como parte pasiva. Todo esto lleva al establecimiento de diferentes mecanismos de control tanto ordinarios, como puede ser la pregunta al gabinete, como extraordinarios, para poner fin a la del principio de gobierno responsable.

3.2. Elementos de control:

3.2.1. Moción de confianza.

La moción de confianza es una de las principales herramientas parlamentarias existentes para comprobar el mantenimiento de la relación fiduciaria fiduciaria entre el parlamento y el gabinete. En el caso en el caso de los países de la mancomunidad de naciones, la posibilidad de presentar está moción corre a cargo del primer ministro quien deberá consultarlo previamente con su gabinete. La confianza se entiende mantenida en caso de que los diputados voten mayoritariamente a favor de esta moción, existiendo dos tipos de caso en los que se puede presentar: en los que se puede presentar: su vinculación con un proyecto de ley o una declaración de política general. asimismo se considera que el discurso asimismo se considera que el discurso desde el trono queda inicia cada sesión parlamentaria y los proyectos de presupuesto son considerados con mociones de confianza desde el trono que inicia cada sesión parlamentaria y los proyectos de presupuesto son considerados mociones de confianza de por sí. En caso de ser derrotado, se entiende que el paramento ha roto la relación de confianza que da inicio al gobierno y por tanto debe presentar irremediablemente su dimisión y el parlamen mociones de confianza de por sí. En caso de ser derrotado, se entiende que el parlamento ha roto la relación de confianza que da inicio al gobierno y por tanto debe presentar irremediablemente su dimisión y la reina o su representante en el país la reina o su representante (Gobernador General) deberá decidir si disuelve el parlamento o escoge a otro primer ministro, pudiendo consultar el saliente al respecto.

3.2.2. Moción de no-confianza.

La moción de no-confianza o de censura destructiva es una herramienta parlamentaria a disposición de la oposición cuya principal función es el cese del actual ejecutivo. Puede ser presentada en cualquier momento siempre y cuando se ven ciertos requisitos temporales en relación con la cercanía de la disolución de la cámara o para evitar la flor y la proliferación de este tipo de iniciativas, ya que paralizan el tráfico consiste en una moción pay en la que la pregunta es si el ejecutivo debe pesar al haber perdido la confianza al haber perdido la confianza de la cámara. Necesita mayoría absoluta para prosperar y se entiende que la pérdida de confianza cesa al gobierno, que debe recomendar al Gobernador General si debe nombrar a un nuevo Primer Ministro o disolver la cámara. En cualquier caso, se entiende que la sesión parlamentaria ha concluido, bien por disolución o bien porque Rogaciano a la mism en cualquier caso, se entiende que la sesión parlamentaria ha concluido, bien por disolución o bien por prorrogación, lo que significa que toda la legislación pendiente de tramitación queda suspendida. La última vez en la que esta moción se ha llevado a cabo con éxito ha sido en el año 2011, en el que el gobierno en minoría de Stephen Harper fue derrotado por el voto conjunto de liberales, bloque de cuarto y partido y no partido democrático. En ese caso el primer ministro convocó elecciones para mayo que le dieron mayoría absoluta y dotó al ejecutivo canadiense de una estabilidad de la que no había gozado desde principios de siglo.

3.2.3. Moción de censura constructiva.

Este elemento, no presente en el sistema el sistema anglosajón, es la aplicación continental europea a la moción de la confianza. Se desarrolla de una manera similar a dicha moción, teniendo como único diferencia la necesidad de presentar un candidato alternativo, que será quien tomará las riendas del país en caso de que la moción prospere. Esta moción otorga una mayor estabilidad a los gabinetes, ya que es imposible eliminarlos sin sustitución y obliga a un cambio en las mayorías parlamentarias para tener éxito. Es utilizado en sistemas como el español, donde nunca ha prosperado o en alemán.

3.2.4. Control parlamentario cotidiano.

Relación de fiduciaria entre ambos poderes. Ahora analizaremos, de una forma general, los principales mecanismos de control parlamentario que permiten la consecución
Finalmente, consideramos la existencia de control parlamentario cotidiano en los actos propios legislativos así como en preguntas interpelaciones comparecencias en comisiones y otros actos en los que el gobierno sea analizado por el legislativo. En el caso de los sistemas parlamentarios de la Commonwealth, esto tiene una ejemplificación mayor en el coupe o turno de preguntas, en la que los en la que la oposición puede preguntar a los miembros del gobierno por cualquier tema de su preocupación. Finalmente, consideramos dentro del control parlamentario cotidiano y por tanto, del sistema de gobierno responsable la celebración de los Opposition Days11 en los que la oposición parlamentaria es la encargada de fijar la agenda.

3.3. Aplicación en el Sistema Británico actual.

El concepto de gobierno responsable aparece como pilar del sistema parlamentario, como hemos visto, desde el reinado de Victoria, siendo por tanto uno de los elementos esenciales del sistema político. Muestras del control del ejecutivo son la posibilidad de plantear mociones de confianza y de no-confianza hacia el Primer Ministro, así como la celebración diaria de turnos de preguntas12 hacia miembros del gabinete (normalmente MPs o Lores) como ejemplo de control cotidiano muestran un sistema en que las relaciones fiduciarias, y por tanto el gobierno responsable, marcan más el funcionamiento del sistema constitucional en comparación con el sistema de contrapesos que utiliza, por ejemplo, Estados Unidos.
Finalmente, vemos una muestra de control nueva en el parlamento en la Fixed Terms Act, 2011 con la necesidad de aprobación, por mayoría de dos tercios (lo que exige al menos el compromiso entre el partido de Gobierno y la Leal Oposición) para disolver anticipadamente la Cámara13.

3.4. Aplicación en los sistemas parlamentarios europeos.

3.4.1. Alemania

En el caso alemán, la aplicación de los principios de gobierno responsable aparecen ligados a la importancia de la división de poderes rígida imperante en el sistema político. Como principales características, tenemos la figura del canciller, quien debe pasar por un debate de investidura en el que se le otorga explícitamente la confianza de la cámara y que sólo puede ser cesado mediante moción de censura constructiva. Asimismo, la frecuente rendición de cuentas de los ministros y del canciller ante el Bundestag son ejemplos claros de la aplicación del principio de gobierno responsable en este sistema eminentemente continental.14

3.4.2. España

El caso español es similar al alemán, con la existencia de mociones de censura solo de carácter constructivo y la utilización de la moción de confianza como instrumento ad hoc y sin posibilidad de supeditarla a la aprobación de una ley concreta. Asimismo, la existencia de debate y votación de investidura como requisito para la formación de gobierno (un ejemplo, por otro lado, de la influencia germana en la Constitución de 1978), muestran como el concepto de gobierno responsable, si bien no es utilizado como tal en la doctrina constitucional y parlamentaria española, es uno de los pilares del sistema parlamentario.

3.4.3. Bélgica

En el caso belga15, la relación fiduciaria entre legislativo y ejecutivo tiene como único nexo el Primer Ministro, al ser el único miembro del gabinete que actúa a la vez como miembro del legislativo. Sin embargo, existe una figura similar a la de investidura en Alemania o España, que es la del discurso de programa previo a la formación de gobierno, que es el momento en el que se otorga la confianza de la cámara al Primer Ministro para iniciar su labor.
Asimismo, podemos destacar la existencia de mociones de censura y de confianza que permiten la fiscalización del gobierno, así como el control parlamentario cotidiano.

3.4.4. Otros países.

En la mayoría de países europeos es común la existencia de figuras destinadas a asegurar la responsabilidad del gobierno y a poder exigir la rendición de cuentas al mismo por parte del legislativo. Las mociones de confianza y de censura son habituales en los diseños constitucionales europeos (siendo Suiza una de las pocas excepciones), si bien las diferencias en cuanto la figura que detenta el poder ejecutivo, su elección y su relación con el legislativo pueden alterar el alcance de este tipo de figuras. Finalmente, cabe destacar que, en la mayoría de los casos (con notables excepciones como Suiza), los ejecutivos tienen algún tipo de potestad para disolver la cámara, lo que juega como contrapeso estructural a la posibilidad de cese por parte del legislativo.

3.5. Aplicación fuera de Europa.

La aplicación del concepto de gobierno responsable, como no puede ser de otra manera, es mayoritaria dentro de los territorios que conforman la Mancomunidad de Naciones.

3.5.1. Canadá

En el caso canadiense, el mantenimiento de un sistema político de estilo británico parte del preámbulo de la Constitución de 1867 (British North America Act), manteniéndose un gobierno similar al que se entregó luego del Informe Durham (1839) mediante el Acta de Unión de 1840, creadora de la Provincia de Canadá.

Esta aplicación, respuesta del gobierno británico a las rebeliones en Ontario y Québec de 1837-1838 (lideradas respectivamente por William Lyon Mackenzie y Louis-Joseph Papineau), es asimismo la primera aplicación de un sistema de gobierno parlamentario de características de gobierno responsable en las colonias.
En el sistema político canadiense, por tanto, el Primer Ministro es electo por el Gobernador General como representante de la Reina, manteniendo el cargo (a pesar de la fórmula at Her Majesty’s Pleasure) hasta que el Parlamento le retire su confianza mediante su derrota en moción de confianza o de censura (Motion of Non-confidence). Los ministros, asimismo, tienen la responsabilidad de responder ante el legislativo, tanto a las preguntas del mismo (agrupadas diariamente en el Question Period, de 45 minutos), así como responder colectivamente, mediante la cláusula de responsabilidad solidaria del gabinete, de todos aquellos actos auspiciados desde la administración pública.

Asimismo, el rol de la Oposición oficial, constituida formalmente con el nombre de Leal Oposición de Su Majestad, es de suma importancia, al dirigir el control al gobierno tanto en el Question Period como en el debate legislativo.

Finalmente, destacamos el hecho de que este sistema tiene como segundo contrapeso el hecho federal de Canadá, con unas competencias constitucionalmente definidas entre las provincias y Ottawa, así como la réplica de esta estructura en los tres niveles administrativos de los que se compone el país.

4. VÉASE TAMBIÉN

- Sistema Westminster
- Gobierno Representativo
- Sistema Político del Reino Unido
- Sistema Político de Canadá
- Primer Ministro
- Bicameralismo Parlamentario
- Cámara de los Comunes

5. NOTAS

1. Asamblea legislativa (Ontario, Manitoba, Saskatchewan, Alberta, Columbia Británica, Nuevo Brunswick, Isla del Príncipe Eduardo, Nunavut, Yukon, Territorios del Noroeste), Cámara de la Asamblea (Nueva Escocia, Terranova y Labrador), Asamblea Nacional (Québec). Parlamento de Escocia, Asamblea de Irlanda del Norte, Asamblea Nacional de Gales.
2. Tomamos esta división simplificada por motivos didácticos de Birch (1964:24), si bien recomendamos en caso de necesitar ulterior información acudir la obra de Gibbons (1914).
3. Solo en los casos en los que la elección ha pivotado sobre un único tema de gran trascendencia, como podría ser el caso en la elección de 2017 en Gran Bretaña.
4. Monarquía y Lores
5. Siendo el paradigma de los mismos los gobiernos de Attlee de 1945-1950.
6. La Cámara de los Comunes
7. No al nivel absolutista, debido a la existencia de estatutos que daban competencias al parlamento. Asimismo, comienza a disminuir de una forma considerable a partir de la Revolución Gloriosa de 1688.
8. Esencialmente, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, si bien también se incluye dentro de esta clasificación legal a la Unión Sudafricana (1910-1967).
9. Preámbulo de la British North America Act (Constitution Act), 1867.
10. Sistema Washminster australiano, experiencias de gobierno republicano en algunos países como Malta o India, concentración de jefatura del Estado y del Ejecutivo en Sudáfrica, etc.
11. Para más información (en inglés o francés), consultar http://www.parl.gc.ca/About/House/compendium/web-content/c_d_oppositionmotions-e.html, referente al Parlamento de Canadá.
12. Siendo los más mediáticos los Prime Minister Questions de los miércoles.
13. Lo que ha ocurrido por primera vez en mayo de 2017, adelantándose las elecciones planeadas para 2020 a junio de ese año.
14. Véase SÁNCHEZ MEDERO, R. “El Sistema Político de la República Federal de Alemania” en ib. “Sistemas Políticos en Europa”. Tirant lo Blanch, València, 2013.
15. Al igual que en el neerlandés.

6. REFERENCIAS

Constitución Canadiense de 1982 (Constitution Act, 1982).
BAGEHOT, W The English Constitution. Chapman and Hall, Londres, 1867. Libro electrónico. Disponible en https://archive.org/details/englishconstitu05bagegoog
BIRCH, A.H. Representative and Responsible Government. Unwin Brothers Limited, Londres, 1964. Impreso.
COCHRANE, C; BILDOOK, K; DYCK, R. Canadian Politics: Critical Approaches. Nelson,Toronto, 2016. Impreso.
GIBBONS, P.A, Ideas of Political Representation in Parliament, 1651-1832. Oxford, 1914. Impreso.
MILL, J.S. On Liberty. Oxford Philosophy Classics. Oxford University Press, Oxford, 2015. Impreso.
PARLIAMENT OF CANADA, Standing Orders of the House of Commons, versión de noviembre de 2016. Library of Parliament, Ottawa, 2016. Impreso.
SÁNCHEZ MEDERO, G.; SÁNCHEZ MEDERO, R. Sistemas Políticos en Europa. Tirant lo Blanch, València, 2013. Impreso.
SYDNEY, A. Discourses Concerning Government. Liberty Fund, Indianapolis, 2011. Libro electrónico. http://lf-oll.s3.amazonaws.com/titles/223/Sidney_0019_EBk_v6.0.pdf

Autor:

Miguel Díaz Hernández

_g
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License