Euroescepticismo

Euroescepticismo

El euroescepticismo es entendido como un rechazo total o parcial al proceso de integración europeo, por parte de los ciudadanos o de aquellos actores políticos que los representan. El término proviene de la palabra escepticismo, que se conoce como la actitud de desconfianza o duda que se manifiesta ante a la verdad o la eficacia de algo. Como tal, la palabra deriva de escéptico, que proviene del griego σκεπτικός (skeptikós), que significa ‘el que examina’.

Según algunos autores, el término ‘euroescepticismo’ fue empleado por primera vez en 1992 en un artículo de ‘The Economist’ por el profesor de Ciencias Políticas, Ronald Tiersky, para referirse a aquellos que defienden sólo la mínima integración europea que garantice la paz y la prosperidad, tratando de preservar el mayor grado de soberanía nacional posible.

Sin embargo se puede hablar de euroescepticismo en sentido positivo y en sentido negativo. El euroescepticismo negativo correspondería al propio concepto y se relaciona con la rama crítica que defiende la soberanía nacional en detrimento de las políticas europeas expansivas. El euroescepticismo tendría un valor positivo como consecuencia libertad y la democracia que lo permite. Gracias a la democracia, podemos obtener una sociedad plural y crítica que no tenga por qué defender los propósitos o actuaciones de la Unión Europea.

Euroescepticismo se contrapone a Europeísmo. Por tanto su connotación es negativa ya que el europeísmo (defensor de la Unión Europea y su constante integración) se asocia a una idea de Europa siempre ligada a la paz, la modernidad y el progreso. Esto ha hecho que los niveles de apoyo a la Unión Europea en sus distintas fases siempre hayan sido muy altos, en contraposición a los grandes momentos de crisis como la actual, en la que el euroescepticismo crece.

Contenido
1. Tipos de Euroescepticismo
1.1 Euroescepticismo fuerte
1.2 Euroescepticismo suave o moderado
2. Motivos del Euroescepticismo
3. Historia del euroescepticismo en el Parlamento Europeo
3.1 1999-2004
3.2 2004-2009
3.3 Elecciones del 2009
3.4 Elecciones del 2014
4. Euroescepticismo en países miembros de la UE
5. Véase también
6. Referencias

Tipos de euroescepticismo

Se distinguen principalmente dos tipos de euroescepticismo:

• Euroescepticismo fuerte: Exige la retirada del propio país de la Unión Europea o la disolución de esta, considerando a la institución como un ente no democrático, burocrático y opresor con sus estados miembros.
Los partidos euroescépticos del Parlamento Europeo están en el grupo de Europa de la Libertad y la Democracia, cuyo portavoz es Nigel Farage del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP).
• Euroescepticismo suave o moderado: Defiende la existencia de la Unión Europea y la pertenencia del país propio a esta, pero rechaza políticas comunitarias específicas y la construcción de una Europa federal.
En el Parlamento Europeo, los partidos euroescépticos suaves de izquierda se sientan en el grupo de la Izquierda Unitaria, al que pertenece la formación española Izquierda Unida.

Motivos del euroescepticismo

Uno de los motivos principales motivos del euroescepticismo es la defensa de la soberanía estatal por encima de la europea. Esto impide la cesión de mayores competencias a la Unión Europea, lo cual frena el proceso de integración. Este motivo ha podido llevar a casos tales como el rechazo de la Constitución Europea por parte de estados como Francia y los Países Bajos en 2005, y el No irlandés al Tratado europeo de Lisboa en 2008.

Otro de los motivos más destacados es la defensa de los intereses económicos nacionales por encima de los comunitarios. Por este motivo, países que por sus características aportan más a la Unión Europea de lo que reciben, en ocasiones han puesto trabas a la ampliación del presupuesto de la Unión. El caso emblemático sería el del Reino Unido y el cheque británico.

También destacan el rechazo por las posturas imperialistas de la Unión Europea y de la OTAN y el rechazo de la política económica de la Unión Europea que algunos designan como neoliberal, además de la promoción de una política económica con una orientación más social.

Historia del euroescepticismo en el Parlamento Europeo

1999-2004

Un estudio analizó los registros de votación de la Quinta Parlamento Europeo y grupos clasificado, concluyendo: "Hacia la parte superior de la figura son las partes más pro-europeos (PSE, PPE-DE, y ALDE), mientras que hacia la parte inferior de la figura son las partes más anti-europeos (GUE / NGL, G / ALE, UEN y EDD) ".

2004-2009

En 2004, 37 miembros del Parlamento Europeo (diputados) del Reino Unido, Polonia, Dinamarca y Suecia fundó un nuevo grupo del Parlamento Europeo denominada "Independencia y Democracia" de la vieja Europa de las Democracias y las Diferencias grupo (EDD). Los principales objetivos del grupo eran Identificación de rechazar el Tratado propuesto se establece una Constitución para Europa. Algunas delegaciones dentro del grupo, en particular el Partido por la Independencia del
Reino Unido, también abogan por la retirada completa de su país de la UE, mientras que otros sólo desean limitar aún más la integración europea.

Elecciones del 2009

Las elecciones de 2009 se produjo una caída significativa en algunas áreas de apoyo a los partidos euroescépticos, con todos los diputados de Polonia, Dinamarca y Suecia, que pierden sus asientos. Sin embargo, en el Reino Unido, los Estados Parte la Independencia del Reino euroescéptico logró el segundo lugar en las elecciones, terminando por delante del Partido Laborista y el Partido Nacional Británico (BNP) ganó sus primeras alguna vez dos eurodiputados. A pesar de que los nuevos miembros se unieron al grupo Identificación de Grecia y los Países Bajos, que no estaba claro si la ID de grupo reformaría en el nuevo parlamento. [Cita requerida] El ID de grupo hizo la reforma, como la Europa de la Libertad y la Democracia (EFD) y está representada por 32 diputados de nueve países.

Elecciones del 2014

Las elecciones de 2014 vieron un voto anti-sistema grande en favor de los partidos euroescépticos teniendo alrededor del 25% de las plazas disponibles. Los que ganaron sus elecciones nacionales incluyen: UKIP en el Reino Unido (la primera vez desde 1906 que una parte distinta del Trabajo o los conservadores había ganado un voto nacional), Frente Nacional en Francia, El Partido Popular de Dinamarca, SYRIZA en Grecia, y segundos puestos tomados por el Sinn Féin en Irlanda y el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) en Italia. Tras la elección, el antiguo presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, estuvo de acuerdo en volver a evaluar la agenda económica de la zona y poner en marcha las consultas sobre las áreas políticas en el futuro con los 28 estados miembros.

Principales partidos políticos autoproclamados euroescépticos

Estos son los principales partidos euroescépticos de Europa y algunas de sus políticas principales:

• UKIP (Reino Unido): incrementar considerablemente el presupuesto militar.
• Frente Nacional (Francia)
• Amanecer Dorado (Grecia)
• Partido de la Libertad (Austria)
• Interés Flamenco (Bélgica)
• Partido del Popular Danés (Dinamarca)
• Verdaderos Finlandeses (Finlandia)
• Liga Norte (Italia)
• Movimiento por una Hungría mejor (Hungría)
• Partido por la libertad (Holanda).
• Partido del Progreso (Noruega)
• Demócratas suecos (Suecia)

La ideología de estos partidos se caracterizan principalmente por el ultranacionalismo, anticomunismo, anticapitalismo, suelen ser homófonos y xenófobos, euroescépticos y suelen posicionarse en la extrema derecha.

Euroescepticismo en países miembros de la UE

El euroescepticismo se encuentra en los partidos políticos de todo el espectro político. Sin embargo, el aumento de los partidos radicales de derecha en Europa está fuertemente ligado al crecimiento del euroescepticismo en el continente europeo.
Según el Euro barómetro del 2011, menos de la mitad de los europeos (un 47%) creen que la pertenencia de su país a la UE ha sido algo positivo (frente al 18% que piensa que ha sido algo malo y al 31% que considera que no ha sido ni bueno ni malo), y solo el 41% confía en la Unión Europea (frente a un 47% que desconfía). Si preguntamos a los europeos sobre algunas de las reformas propuestas, como un mayor papel de las instituciones supranacionales en la definición de la política fiscal, los resultados son incluso menos esperanzadores.

Una de las regularidades empíricas más estables encontradas por los estudiosos de la opinión pública europea es que el apoyo al proceso de integración está muy correlacionado con el ciclo económico. La evolución de la desconfianza hacia la Unión Europea por países, destaca en aquellos países que están atravesando mayores dificultades económicas aquellos donde el ascenso del euroescepticismo es más acusado.

Mientras que en los países escandinavos (con poblaciones tradicionalmente muy euroescépticas) la desconfianza de sus poblaciones hacia Europa se ha reducido ligeramente en la última década, en los países del centro del continente y, sobre todo, en la periferia más afectada por la crisis, se puede detectar un claro aumento de la desconfianza hacia la UE en los últimos cinco años. Por el papel central que, según algunos, la opinión pública alemana ha jugado en la capacidad de los líderes europeos de adoptar determinadas decisiones, es particularmente preocupante el aumento de la desconfianza hacia la UE en este país que, a pesar de no haber sufrido apenas la crisis económica, ha visto cómo su nivel de desconfiados hacia Europa ha aumentado en solo cuatro años en veinte puntos, hasta colocarse en un 55%.

En cuanto a Grecia, mientras que en el 2001 tres cuartos de la población confiaban en la UE y un cuarto desconfiaba, en 2011 la relación se ha invertido: hoy sólo un tercio de la población confía en la UE, y dos tercios desconfían.

Véase también

• Escepticismo
• Eurofobia
• Europeísmo
• Altereuropeísmo
• Unión Europea
• Federalismo Europeo
• Soberanía

Referencias

1. Harmsen, Robert; Spiering, Menno (2005). Euroscepticism: Party Politics, National Identity and European Integration. Rodopi. ISBN 978-90-420-1946-1.
2. Szczerbiak, Aleks; Taggart, Paul A. (2008). Opposing Europe?. Oxford: Oxford University Press. ISBN 978-0-19-925830-7.
3. Florian Hartleb: A thorn in the side of European elites: The new Euroscepticism, Centre for European Studies, Brussels 2011, (download:http://www.1888932-2946.ws/ComTool6.0_CES/CES/E-DocumentManager/gallery/Research_Papers/athornintheside-1.pdf).
4. EU-Scepticism vs. Euroscepticism. Re-assessing the Party Positions in the Accession Countries towards EU Membership" in Laursen, Finn (ed.) EU Enlargement: Current Challenges and Strategic Choices, Bruxelles: Peter Lang.
5. Rodríguez-Aguilera de Prat, Cesáreo.(2012).”Euroescepticismo: El estado de la cuestión”. Euro-escepticismo, Euro-fobia y Euro-criticismo. Los partidos radicales de la derecha y la izquierda de la Unión Europea. Barcelona: Huygens.
6. Segurado, Nacho. (6 de octubre de 2014). “Qué hay detrás del euroescepticismo?”. 20 minutos. En: http://blogs.20minutos.es/europa-inquieta/tag/euroescepticismo/. [Consultado el 12 de abril de 2016].
7. Verney, Susannah. (2011). Euroscepticism in Southern Europe: A Diachronic Perspective. Oxford: Routledge. ISBN-13: 978-0415448284
8. Fernandez- Albertos, José. (25 de noviembre de 2011). “¿Una Europa euroescéptica?”. El País. En:http://internacional.elpais.com/internacional/2011/11/25/actualidad/1322245839_324287.html. [Consultado el 5 de abril de 2016].

Autores:

Francisco Morato
Claudia Quintana

_e
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License