Elecciones
urnaweb.jpg

Como muchos otros conceptos claves de la política, la acepción elección está marcada por un dualismo de contenido. Por una parte puede tener un sentido neutro o técnico, y por la otra, un sentido sesgado u ontológico. Si no se hiciera esta diferenciación no podría entenderse por qué en sociedades y sistemas políticos tan diversos en su estructura y orientación, las elecciones son parte de lo cotidiano de la política.

El significado neutro de elecciones puede ser definido como una técnica de designación de representantes. En esta acepción no cabe introducir distinciones sobre los fundamentos en que se basan los sistemas electorales, las normas que regulan su verificación y las modalidades que tiene su materialización.

El significado ontológico de elecciones se basa en vincular el acto de elegir con la existencia real de la posibilidad que el elector tiene de optar libremente entre ofertas políticas diferentes, y con la vigencia efectiva de normas jurídicas que garanticen el derecho electoral y las libertades y derechos políticos. En este sentido se da una confluencia entre los conceptos técnico y ontológico de elección, al definírsela como método democrático para designar a los representantes del pueblo.

Estos conceptos generales abarcan una gran diversidad de variantes en la práctica política de los países. Un método para ordenar esta diversidad es una tipología simple de los tipos de elecciones.

Contenido

— Funciones:
- Representación
- Gobierno
- Legitimación
— Principios:
- Universal o restringido
- Directo o indirecto
- Escrutinio público o secreto
— Sistemas electorales:
- Mayoritario uninominal
- Mayoritario con segunda vuelta
- Representación proporcional
— Tipos de elecciones:
- Competitivas
- No competitivas
- Semicompetitivas
— Fórmulas electorales:
- Mayoritarias
- Proporcionales

Funciones

Las elecciones tienen una serie de funciones que se derivan de su propia naturaleza. Dentro de un contexto democrático, las elecciones tienen asignadas, principalmente, las siguientes funciones:

Representación

Cuando hablamos de elecciones lo hacemos dentro de los regímenes representativos. El parlamentarismo y el presidencialismo se proveen de un sistema que establece un nexo entre las instituciones y la sociedad de la que emana la representación.

Gobierno

De manera directa, como en los regímenes presidencialistas, o de manera indirecta, como en los regímenes parlamentarios, las elecciones se emplean para decidir quién o quienes se harán cargo del gobierno.

Legitimación

El poder recibe su autoridad del proceso electoral.

Principios

El establecimiento de un sistema electoral puede hacerse a partir de diversas alternativas, algunas relativas al propio sufragio y otras a los modos de escrutinio. Los principios en los que se inspiran los distintos sistemas electorales son:

Universal o restringido

El primero se basa en el derecho de todo miembro de la comunidad a ejercer el voto con absoluta libertad, incluida la libertad de abstención; el segundo relaciona el voto con la gestión de los asuntos comunes y, por ello, lo limita a aquellos que tengan los conocimientos considerados adecuados.

Directo o indirecto

Según el primero, el elector vota al candidato en función de su representación, sin intermediarios; en el segundo se designa un solo ciudadano, que a su vez elegirá los candidatos para los cargos públicos.

Escrutinio público o secreto

El escrutinio público fue utilizado en el pasado para infundir el valor cívico en los ciudadanos; en la actualidad, el escrutinio secreto tiene difusión universal para evitar cualquier clase de presión externa sobre el elector.

Sistemas electorales

Hoy día, los sistemas de elección más utilizados son:

Sistema mayoritario uninominal

El territorio se divide en tantas circunscripciones electorales como candidatos a elegir haya, y en cada una de ellas sale elegido el que ha obtenido un mayor número de votos. El sistema (majority rule) se ha consolidado en el mundo anglosajón (Reino Unido y Estados Unidos) y fue también aplicado en Canadá (1887), Unión Sudafricana (1910), México, Paraguay, Guatemala, Ghana y Liberia. Este procedimiento electoral no permite una uniformidad en la distribución de los votos y escaños, ya que el partido que alcanza la mayoría acaba por obtener una sobrerrepresentatividad parlamentaria, en detrimento de las demás fuerzas políticas, que se ven subrepresentadas.

Sistema mayoritario con segunda vuelta

Introducido en Francia en 1831 con el fin de superar las deficiencias del sistema mayoritario simple, establece que si ningún candidato obtiene la mayoría de los sufragios (quórum de los votantes) o la de los que tienen derecho a voto (quórum de los inscritos) en una primera votación, se procede a una segunda vuelta electoral, limitada de manera habitual a los dos candidatos que hayan sumado el mayor número de votos durante la primera vuelta. Este sistema fue adoptado, entre finales del siglo XIX y mediados del XX, por diversos países europeos.

Sistema de representación proporcional

Este sistema, teorizado por el duque de Richmond en 1780 y aplicado en Francia a partir de 1789, persigue una mayor representación de la minoría y ofrece a cada elector una idéntica fuerza representativa, al margen del partido o del candidato al que vote, e intenta establecer en la asamblea legislativa la misma distribución entre las fuerzas políticas que exista en el cuerpo electoral.

Para definir el cociente electoral y establecer la representatividad, se utilizan diversas técnicas, como la adjudicación de los escaños vacantes a la lista que ha obtenido mayor número de ellos o la asignación de dichos escaños a la lista con la media de votos más alta, sobre la base de la media de votos obtenida por cada diputado en cada una de las listas. Este sistema fue aplicado en Bélgica en 1899, en Suecia en 1909, en Dinamarca en 1915 y en Países Bajos en 1918.

Tipos de elecciones

Elecciones competitivas

Sirven para legitimar democráticamente el poder, expresan la confianza del electorado en los candidatos electos, construyen cuerpos representativos funcionales y controlan el gobierno.

Elecciones no competitivas

Carecen de cualquier función relacionada con la posibilidad de elegir entre candidatos y partidos diferentes. Sus funciones son movilización de todas las fuerzas sociales, consolidación de la unidad político-moral del pueblo y manifestación de la unidad entre trabajadores y partidos.

Elecciones semicompetitivas

Comprenden diferentes situaciones históricas que no pueden considerarse propiamente de carácter liberal ni representativas de la pluralidad política. Sus funciones son intentar legitimar las relaciones de poder existentes, distensión política hacia dentro, proyección de una imagen positiva hacia el exterior, la manifestación limitada y controlada de fuerzas de oposición y reajuste estructural del poder para afianzar el sistema.

Fórmulas electorales

Convierte los votos emitidos en unas elecciones en cuotas de representación.

Fórmulas mayoritarias

La candidatura que recibe mas votos obtiene la victoria en función de distintas variantes

Mayoría simple o relativa

La candidatura que mas votos obtiene consigue la victoria.

Mayoría absoluta

La candidatura para ser elegida debe de alcanzar la mayoría absoluta. En caso de que ninguna candidatura consiga mas del 50% de los votos, existen dos procedimientos:
- Mayoritaria a dos vueltas
La candidatura que obtiene mas votos en una segunda vuelta es la que alcanza la victoria.
- Mayoritaria con voto ordinal
El elector ordena sus preferencias y si ninguna candidatura obtiene la mayoría absoluta en la primera opción, se contabiliza las segundas opciones.

Mayorías corregidas

Combinación de fórmulas mayoritarias con diversas modalidades de expresión del voto en un intento de corregir, en parte, los efectos desproporcionales de este tipo de sistema.

Fórmulas proporcionales

El objetivo principal es que el resultado electoral sea lo mas parecido posible en su conversión a cuotas de poder dentro de las cámaras de representación. Pueden prever algún tipo de corrección para reducir la representatividad y favorecer una mayor gobernalidad fomentando la concentración, como ocurre en las elecciones generales en España con el método D'Hont.

Véase también

Sufragio
Método D'Hont
Abstencionismo
Plebiscito
Participación
Democracia
Bipartidismo
Partido político

Bibliografía
1. Fernandez Baeza, M. y Nohlen D. (2015), Elecciones, Biblioteca Católica Digital. http://www.mercaba.org/FICHAS/Capel/elecciones.htm
2. Sánchez Medero, R. (2015), Sistemas electorales, en Sánchez Medero, G. y Sánchez Medero R. (directores). Fundamentos de la ciencia política y de la administración. Madrid: Tecnos
2. Elecciones. (2014). Aula Planeta. Editorial Planeta S.A.
2. Echebarría K.; Stein E.; Tommsi M. (2006) La política de las políticas públicas. Banco Interamericano de Desarrollo. Grupo Planeta

Autora:

Aurora Seco Sánchez

_e
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License