Ecologismo

En conceptos generales la ​ecología​ es una rama perteneciente a la biología, la cual estudia los organismos en sus hábitats. El desarrollo científico lleva a un cambio de la percepción del mundo. De aquí parte el ​ecologismo​, ideología política preocupada por la relación del ser humano y el entorno, donde se busca y defiende la protección del medio ambiente. Dentro de el ecologismo se distribuyen tres posturas políticas. La más antropocéntrica es denominada “​explotación incontrolada​”, antagónica a lo que busca el ecologismo. Se basa en la generación de bienes de consumo que buscan el crecimiento económico sin preocuparse por el medio natural. Las soluciones que propone se basan en la creencia de que los avances tecnológicos sufragaran los daños causados e impulsaran la búsqueda de nuevas fuentes y recursos para continuar con su explotación. Otra de las posturas políticas es el “​conservacionismo a ultranza​” que trata de minimizar al máximo las repercusiones del ser humano en el medioambiente.

Esta postura provoca una brecha entre los países que están industrializados y los que no. A los países desarrollados le preocupa la polución debida a su industrialización y empezaron a valorar que el ambiente natural favorece la salud. Por otra parte, los habitantes de estos países habían comenzado a dudar de los postulados básicos de la “explotación incontrolada”: la omnipotencia del ser humano (capaz de solucionar cualquier problema mediante los avances tecnológicos) y la idea de omnipotencia de la naturaleza (donde ésta es capaz de soportar cualquier impacto). A los países en vías de desarrollo les interesa desarrollarse económicamente para erradicar la pobreza de su población creciente y paliar su ruina económica debida a una deuda externa que es cada vez más cuantiosa. Los países industrializados proponen detener el desarrollo, es decir, detener el avance económico para evitar impactos en el entorno, proteger el medio natural con políticas restrictivas, evitar el agotamiento de recursos y la superpoblación. Estas medidas son más sencillas para estos puesto que han alcanzado un elevado desarrollo. Sin embargo, no les interesa a los países subdesarrollados, que luchan por conseguir los recursos básicos con los que poder mantener a su ingente población a través de la industrialización. Y por último la postura menos radical y más viable es el “​desarrollo sostenible​”​,​ busca satisfacer las necesidades de las personas sin comprometer el futuro de las generaciones venideras. Engloba tres niveles, que deben establecerse en armonía: la sostenibilidad ecológica, la sostenibilidad económica y la sostenibilidad social.

Contenidos:

1. La historia del ecologismo.
1.2. Origen del ecologismo.
1.3. El ecologismo en la actualidad.
2. El ecofemenismo.
3. El ecosocialismo.
4. Véase también.
5. Referencias.

1. La historia del ecologismo.

El ecologismo o ecología política como es denominada en la obra “Para una crítica de la ideología política” el autor Enzensberger. La naturaleza empezó siendo una preocupación social que se fue extendiendo y dando lugar a diversas tendencias con un patrón similar en todos los países en los que el movimiento ecologista fue implantado con acometividad. Podemos hablar de movimientos como la Ecología académica, que se preocupaba sobre todo de la etología , es decir, la conservación de aquellos animales que se encuentran en peligro de extinción. Por otro lado la Ecología Humana, cuya principal preocupación era el ser humano y su entorno.

1.2. Origen del ecologismo.

En el año 1866 Ernst Haeckel, zoólogo alemán, unió la palabra ecología y economía dado que su etimología griega (oiko) era aquello que pertenecía a un hogar. Esto no se tuvo en cuenta hasta años más tarde cuando la ecología se desarrolló como ciencia. La ecología es una ciencia social con pocos parecidos al resto de este tipo de ciencias. Según Donald Worster, la ecología y sus movimientos dieron lugar al ecologismo político y en movimientos filosóficos como la ecología profunda. El ecologismo proviene del término de ecología, y surgió en el siglo XX a principios de la revolución industrial cuando los trabajadores se quejaban de las condiciones de trabajo y se preocupaban por la gran degradación del medio ambiente que se estaba dando en dicho momento, por esto se crean las primeras organizaciones a favor de la conservación del medio ambiente, estas se dieron principalmente en Gran Bretaña y se fueron desplazando a lo largo del territorio occidental.

1.3. El ecologismo en la actualidad.

Hoy en día el ecologismo se encuentra presente en la Unión Europea, representado por el partido de Los Verdes, el cual es un grupo regionalista de izquierdas, algunos diputados independientes y nacionalistas; cuentan con un total de cincuenta y cinco diputados en el Parlamento Europeo.
En España se pertenecía a este grupo parlamentario hasta el año 2012 en el que fue expulsado. Sin embargo se cuenta con otra serie de partidos, también conocidos como partidos directamente relacionados con el ecologismo, algunos de ellos son; Izquierda Unida, el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA), Coalició Compromís y el último en añadirse a esta lista sería EQUO, fundado en la asamblea constituyente de los días 8 y 9 de octubre de 2011.

2. El ecofeminismo.

Este movimiento se basa en la idea de que existe una conexión entre la opresión de las mujeres y la explotación y degradación de la naturaleza. El ecofeminismo resulta de la relación de tres movimientos sociales: el feminista, el ecológico y el pacifista. Surge a finales de los años 70 y principios de los 80,junto con la segunda o la del feminismo y el movimiento verde, del que va a adquirir la preocupación por el impacto que tienen las actividades humanas en la naturaleza. Del feminismo toma la aplicación de la visión o perspectiva de género a la sociedad, ya que oprime a las mujeres, subordinándolas a los hombres. Dentro del ecofeminismo encontramos dos corrientes, la espiritualista y la constructivista.

Las ecofeministas reivindican que la primera voz de este movimiento fue Rachel Carson, con la publicación en 1962 del libro "Primavera silenciosa", pero fue Francoise d'Eaubonne quien creó el término "ecofeminismo". d'Eaubonne vio una relación entre el feminismo y el ecologismo en el problema de la superpoblación, ya que si los Derechos Sexuales y Reproductivos se reconociesen como Derechos Humanos, las mujeres tendrían libertad para decidir sobre su propio cuerpo y disminuiría la demografía de la Tierra. Han desarrollado su teoría como corriente feminista y llevado a cabo investigaciones sobre contaminación, técnicas agroquímicas o dioxinas, pero destacan también por ser activistas. Entre los movimientos más reconocidos está Chipko de la India, difundido por Vandana Shiva, y el Movimiento del Cinturón Verde de Kenia, liderado por Wangari Maathai, ambas premio Nobel.

3. El ecosocialismo.

Como su nombre indica se trata de un socialismo ecológico, que propone tanto una alternativa al capitalismo, como una solución a los problemas medioambientales.

Su intención es la de conectar las bases del socialismo marxista con la crítica ecológica. Del socialismo toma los valores de igualdad y de satisfacción de las necesidades; del ecologismo proteger la naturaleza. Sostiene que el origen de las injusticias sociales y de la devastación de la naturaleza se encuentra en la expansión mundial del sistema capitalista. El mayor desarrollo de esta corriente se ha producido en los últimos 30 años con las contribuciones de pensadores como Raymond Williams. El ecosocialismo es consciente de que la colaboración de los trabajadores y sus organizaciones es imprescindible para transformar la sociedad y que esta se convierta en socialista y ecológica. Según James O'Connor se debe organizar la producción según las necesidades sociales y las exigencias del medio ambiente. Para proteger el medio ambiente es necesario reducir los niveles de contaminación, es decir, la emisión de gases con efecto invernadero; esto sólo se conseguirá disminuyendo el consumo y la producción, lo que a su vez mejorará las condiciones laborales en tres aspectos: reducir la jornada laboral, distribuir equitativamente los recursos y beneficios entre ricos y pobres, y poner en cuestión las relaciones de propiedad basadas en el capitalismo.

4. Véase también:

Ecofeminismo espiritual.
Ecofeminismo constructiva.
Chipko.
Movimiento del cinturón verde.

5. Referencias:

Dobson, A. (2002).El proyecto de una sociedad sostenible en el siglo XXI: el ecologismo político.In ​Las ideas políticas en el siglo XXI ​ (pp. 147-161). Ariel.
Marcuse, H. (1993). La ecología y la crítica de la sociedad moderna. ​Ecología política ​ , (5), 73-79.
Alier, J. M. (1994). ​De la economía ecológica al ecologismo popular ​ (Vol. 60). Icaria Editorial.
Calvo, D, Molina, Mª y Salvachúa, J. (2009) Ciencias de la tierra y el medioambientales. (pp. 20-50).
Palacio, G. A. (2006). Breve guía de introducción a la Ecología política (Ecopetrol): Orígenes, inspiradores, aportes y temas de actualidad.
Gallini, S. (2002). Invitación a la historia ambiental. ​Cuadernos digitales ​ , ​6 ​ (18), 1-10.
Guzmán, E. S., & de Molina Navarro, M. L. G. (1993). ​Ecología, campesinado e historia. La piqueta.
Baigorri, A. (1989). Trayectoria histórica de la Ecología Humana y del Ecologismo. Histórica-Ecología-Humana-Ecologismo Artemio Baigorri.
Puleo, A. (2009). Ecofeminismo: la perspectiva de género en la conciencia ecologista. Claves del ecologismo social. Madrid: Ecologistas en Acción, 169-172. Introducción de "Feminismo y Ecología", por Mary Mellor, New York University Press, 1997, p.1 Capitalism Nature Socialism, Vol. 16, nº 2, 2005.
Puleo, A. H. (2002). Un repaso a las diversas corrientes del Ecofeminismo Feminismo y ecología. El Ecologista, (31).
Tanuro, D. (2009): "Argumentos anticapitalistas" en Viento Sur, nº100:238-239 Kovel, J., & Löwy, M. (2002). Manifiesto ecosocialista. Revista Capitalism, Nature, Socialism, 13.

Autores:

Paula Corbí Miranda
Natalia López García
Tamara Gregorio Alonso

_e
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License