Colonialismo

El colonialismo Hace referencia a un régimen de dominación de una potencia superior, denominada metrópoli, la cual superior en todos los aspectos, despliega un dominio y control sobre un territorio que resulta ser más débil.

Este tipo de dominación, a lo largo del tiempo, ha podido tomar diferentes formas, especialmente a nivel institucional, pero generalmente implica el rechazo de la autonomía de ese territorio y sus gentes, así como la imposición, muchas veces por la fuerza, de su dominio político. Además, en numerosas ocasiones ha implicado el intento de extender una determinada cultura y costumbres sobre los colonizados, como resultado de un sentimiento de superioridad racial o cultural, el deseo de extender sus pensamientos o simplemente como medio para facilitar la sumisión hacia el país colonizador.

Este fenómeno tuvo su mayor auge entre 1870 y 1914 y entró en crisis a partir de 1945 hasta 1995 cuando se llevó a cabo la descolonización, es decir estos territorios anteriormente dominados comenzaron a adquirir soberanía.

Contenido:
1. Causas
1.1 Económicas
1.2 Demográficas
1.3 Políticas
1.4 Ideológicas
2. Consecuencias
2.1 Impacto de la cultura occidental
2.2 Demográficas
2.3 Educación
2.4 Explotación de los recursos económicos
3. Organización de los imperios coloniales
3.1 Protectorado
3.2 Dominio
3.3 Concesiones
3.4 Mandato
4. Diferencias entre colonialismo e imperialismo
5. Descolonización

1. Causas:

1.1. Económicas:

La economía de las principales potencias europeas se vio beneficiada de la Segunda Revolución Industrial. La cual influyó positivamente causando una gran innovación tecnológica que produjo las siguientes mejoras: se modernizaron las máquinas, mejora de la productividad, aparición de nuevos materiales; el coste de los transportes bajó considerablemente, lo que influyó en el ansia de expansión de los mercados europeos en llegar a otros territorios para vender el excedente de su producción, añadido a la necesidad de obtener materias primas a bajo coste, materias que no se encontraban en Europa como el algodón y tabaco y mano de obra barata.

1.2. Demográficas:

A lo largo de este periodo se dio un aumentó la natalidad y de la esperanza de vida gracias a los avances médicos, cura de epidemias, el mayor acceso a alimentos. Desencadenando así el paso de unos 300 millones de habitantes a 450. Las condiciones precarias de los trabajadores, bajo salario y las dificultades de encontrar trabajó motivó a numerosos individuos a emigrar en busca de una vida mejor.

1.3. Políticas:

Dominar otros territorios es reflejo de superioridad y prestigio lo que muchos países ansiaban. El tener otros territorios en su poder suponía un beneficio geoestratégico pudiendo dominar de esta forma nuevas rutas comerciales y un punto estratégico de ataque en caso de guerra.

1.4. Ideológicas:

El objetivo de extender el cristianismo se superpone como pretexto para emigrar. Muchos misioneros tanto católicos como protestantes sintieron la llamada de ir a dar testimonio de Dios para salvar del pecado a los indígenas.

2. Consecuencias

El colonialismo ha tenido una serie de consecuencias muy importantes a las que vamos a referirnos en líneas generales. Aunque frecuentemente la actitud de la metrópolis era despiadada respecto de los pueblos, persiguiendo únicamente su propio beneficio, el desarrollo de los acontecimientos ha resultado ser dispar en cuanto a algunos de los matices, dependiendo también del momento histórico.

Grosso modo, la principal consecuencia del colonialismo fue el importante impacto de la cultura occidental sobre los países y pueblos colonizados, los cuales, con una cultura y costumbres propias, y generalmente mucho menos desarrollados, se vieron gravemente afectados por el contacto directo con culturas tan diferentes a las suyas.
Políticamente hablando, la subordinación a una potencia exterior supuso una completa y total sumisión al dominio extranjero, teniendo que tolerar la imposición de un gobierno y unas instituciones completamente desconocidas y que trastocaba cualquier tipo de organización que antes hubiese. Por otra parte, las metrópolis tendieron en muchos casos a reorganizar los territorios conquistados, estableciendo fronteras donde antes no las había. Esta división afectó negativamente a los pueblos, derivando en numerosas ocasiones a la creación de conflictos étnicos que de no haber sido trastocadas las fronteras, probablemente no habrían ocurrido.

Además, las consecuencias demográficas no tardaron en hacerse de notar en ningún caso. Por supuesto, las colonias recibieron por parte de las metrópolis un trato especial en cuanto a educación y sanidad, entre otros. Grupos de misioneros eran enviados a los territorios para formar a la población, así como médicos y otros profesionales eran encomendados con la tarea de tratar las enfermedades y cuidar a quienes lo necesitaban. Sin embargo, a pesar de que la sanidad repercutió positivamente en la mortalidad, así como en el crecimiento demográfico, esto implicó también provocó una incapacidad para repartir los recursos a los que los indígenas tenían acceso.

De otro lado, el proceso de educación, que nos lleva a la cuestión social y cultural, se convirtió más bien en un proceso de adoctrinamiento, traspasando los valores y culturas occidentales a los indígenas, y dejando en el olvido sus propias culturas y costumbres. Se perdió una diversidad de culturas indígenas en favor de los valores propugnados por la potencia colonizadora. Por otra parte, no es sólo que se rechazasen sus tradiciones y modos de vida, sino que los colonizadores sentían una superioridad moral que se dejó ver en su trato con los pueblos conquistados. Así, era evidente la segregación existente entre los nativos de estos territorios y los colonos allí asentados, además del control que tenían los funcionarios sobre la práctica totalidad de los recursos económicos, y sobre la población, la cual se veía obligada a trabajar para ellos.

De la mano con esto, hay que hacer hincapié también en el hecho de que la explotación de los recursos económicos únicamente beneficiaba a la metrópoli. Los intereses económicos de las potencias no dejaban ningún margen de beneficio a la población autóctona, y de hecho, sus condiciones de vida, en muchos casos, empeoraron notablemente. Se explotaron las plantaciones en su beneficio, se establecían sistemas de exportación masivos que en ningún caso era compensado con la importación de sus propios productos hacia la colonia, y además, el desarrollo económico de las colonias solo era autorizado en caso de que beneficiasen en alguna medida a la metrópoli.
Esta explotación del territorio y de sus gentes, por otra parte, aportaba a la metrópoli no solo superioridad moral, sino que le brindaba un poder político y económico destacable en una época en que la grandeza de las naciones se medía en base a los territorios conquistados, sin tener apenas en cuenta el trato que recibían los sometidos.

3. Organización de los imperios coloniales

Las colonias de administración directa: tipo de organización más utilizada. No tenía gobierno propio, la metrópoli elegía sus propios funcionarios, organizando ellos mismos la administración. Su principal finalidad era la explotación de recursos. El Congo belga estuvo organizado en torno a este modelo.

3.1. Protectorado:

Tipo de organización en que el pueblo indígena si contaba con su propio gobierno, el cual era respetado y supervisado por la metrópoli. España y Francia respecto a Marruecos.

3.2. Dominio:

También conocida como colonias de poblamiento, territorio en que la organización administrativa estaba dominada por los colonos, superiores en número, se imponían sobre la población indígena. Aunque gozaban de autobierno, mantenían dependencia con la metrópoli. Un ejemplo fue Australia respecto a Gran Bretaña.
Concesiones: territorio que debido a su ubicación estratégica o interés comercial eran cedidos temporalmente o de forma indefinida de una metrópoli a otro Estado independiente. China sería un ejemplo.

3.3. Mandato:

Clase de organización que surgió después de la Primera Guerra Mundial que afectó a los territorios dominados por las potencias que habían perdido la guerra. Se caracterizaban por lo siguiente: gozaban de autonomía, personalidad jurídica pero no de obrar. Tenían la obligación de pasar un informe anual al Consejo de la Sociedad de Naciones sobre la gestión realizada en su territorio. Siria, Irak, Palestina, Líbano, Ruanda Burundi son ejemplos que han tenido este tipo de organización.

4. Colonialismo e imperialismo

Los conceptos de colonialismo e imperialismo muchas veces son confundidos como consecuencia de las similitudes entre ambos. Efectivamente, las dos conductas implican la ocupación de territorios, sin embargo. Podría definirse el imperialismo como un deseo de colonizar la máxima cantidad de territorios posibles para demostrar la supremacía de una potencia. Los estados imperialistas buscan básicamente imponerse al resto de países, ejerciendo su control a través de la fuerza, principalmente.
El colonialismo, por su parte, lo que busca es ejercer el control sobre un área determinada para explotarla en su propio beneficio. La metrópolis trata de dominar el territorio, al igual que ocurre con el imperialismo, sin embargo, no utiliza la fuerza ni la violencia como vía principal para la sumisión (aunque en ocasiones sí lo hace con otros fines, como en los casos de explotación de los habitantes), sino que lo hace a través de métodos ya mencionados, en particular la reeducación de los habitantes, acercándoles a su propia cultura.

5. La descolonización

Entre 1945 y 1995 se originó la descolonización, dando lugar a más de cuarenta países.

Ha sido posible gracias a viejas y nuevas clases sociales como: las nuevas clases populares urbanas, las cuales comenzaron a afiliarse en sindicatos; las viejas élites colaboracionistas también se sumaron a la descolonización; el campesinado fue otro factor determinante y la nueva élite occidentalizada que fue la protagonista de los grandes movimientos coloniales.

Esto, junto al desprestigio y pérdida de miedo a las metrópolis, el alto coste del mantenimiento de las colonias motivado por el levantamiento de los rebeldes con material bélico muy similar al de la metrópolis y por el alto gasto en infraestructuras y educación propiciaron su vía hacia la independencia.

A causa de los numerosos años de sometimiento las colonias se han quedado en una situación de gran dependencia política de la metrópoli, también económica por el déficit de infraestructura y la carencia de comercio regional y asimismo tecnológica y de servicios básicos porque son economías de gran peso agrícola.
La inestabilidad política ha sido otro efecto de la descolonización. Especialmente ha afectado al África subsahariana e Iraq. Las fronteras son producto de las divisiones impuestas por los colonizadores y al tratarse de estados pluriétnicos han tenido lugar numerosas confrontaciones.

6. Referencias bibliográficas

LIBROS Y ARTÍCULOS:
Elena Hernández Sandoiza(1992): El colonialismo (1815-1873): estructuras y cambios en los imperios coloniales. Madrid: Síntesis.
Butt, D. (2013): "Colonialism and postcolonialism", The international Encyclopedia of Ethics, pg 1-9.
WEB:
• El Histórico Digital (2017): "El Colonialismo", Histórico Digital, disponible en: http://historicodigital.com/la-colonizacion.html

• (2016): "Imperialismo - Organización de los imperios occidentales", Historia 3er año, disponible en: http://meqhistoria3.blogspot.com.es/2011/05/imperialismo-organizacion-de-los.html

• Conesa, C. (2011): "El colonialismo, la expansión europea", Revista Caos, disponible en: http://www.revistacaos.com/el-colonialismo-la-expansion-europea.html

• Fernández Sampedro, I. (2012): "Consecuencias del colonialismo", Teoblog: blog de ciencias sociales, disponible en: http://teo-teoblog.blogspot.com.es/2012/02/consecuencias-del-colonialismo.html?m=1

• Rodríguez, R. (2017): "Consecuencias del Colonialismo", aulabierta, disponible en: http://raulrv.blogspot.com.es/2010/05/consecuencias-del-colonialismo.html?m=1

Autores:

Elena Mendívil García
Celia Sánchez Migueláñez

_c
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License