Autogobierno

Se trata de un sistema de administración con autonomía plena, es decir, con la capacidad de actuar de forma independiente y libre para tomar decisiones sobre los territorios que abarca. Este sistema de administración constituye una forma de soberanía.

Contenido:

1. Definiciones.
2. Origen y etimología de la palabra.
3. Evolución y actualidad.
4. Tipos de autogobierno.
4.1. Autogobierno bíblico.
4.2. Autogobierno mental.
5. Véase también.
6. Referencias.

1. Definiciones

Según la definición de la R.A.E, el autogobierno es “la facultad concedida a una colectividad o a un territorio para administrarse por sí mismo. Las provincias con entidad nacional histórica podrán acceder a su autogobierno”. En cuanto al derecho público, el autogobierno puede referirse a naciones o ciudades y a asociaciones en el derecho privado.

En filosofía política, se suelen intercambiar los términos autogobierno, autodeterminación y soberanía nacional para referirse a una nación o democracia. Por el contrario, cuando el término se refiere al proyecto político del anarquismo se refiere al orden legal voluntario, de una sociedad sin Estado, basado en la soberanía individual (Benegas, A., 1995).

Anteriormente en Inglaterra este término significó una fórmula organizativa para las relaciones entre el aparato central (gobierno estatal) y los poderes locales (Cammelli, M., 1994).

2. Origen y etimología de la palabra

La palabra autogobierno está constituida por las raíces griegas auto (por sí mismo) y kebernao (guiar un barco).

Etimológicamente tiene su origen a partir de la traducción en inglés selfgovernment (Benegas, A., 1995).

3. Evolución y actualidad

El término autogobierno surgió en Inglaterra, donde actualmente es un término similar a communal autonomy (Cammelli, M., 1994). El gobierno de Inglaterra había dos niveles de gobierno, uno a nivel central y otro a nivel local.

Este último estaba compuesto por varios sujetos que realizaban funciones específicas, independientes del gobierno central. Con el paso del tiempo, las distintas competencias que tenía gobierno central fueron en aumento, mientras que el gobierno local tenía las competencias de política, instrucción, sanidad, industria, comercio, agricultura y asistencia. El gobierno central cedía autonomía y personalidad jurídica a la administración central periférica, y ésta desarrollaba una gran cantidad de funciones bajo el mando de la comunidad que los ha elegido, independientemente del aparato central.

Tradicionalmente, el país se dividía en condados, burgos y parroquias. Hasta el siglo XIX, los burgos y las parroquias eran las encargadas de llevar a cabo algunas funciones en particular. Sin embargo, esto presentaba algunos inconvenientes, como eran la falta de similitud y de coordinación entre las partes que conforman el gobierno local; la formas de afrontar los impuestos y la falta de personal en los cargos administrativos, ya que estos no tenían remuneración económica. Estos inconvenientes provocaron una situación de crisis tras la Revolución Industrial, por la cual las parroquias y los burgos eran incapaces de resolver los problemas sociales y técnicos, que habían aumentado a causa de la revolución. Con esto, el gobierno local cambió de tal forma que las unidades más pequeñas unieron sus servicios y aparecieron otros nuevos.

De esta forma, la relación entre el gobierno central y el gobierno local también cambió. Esto tuvo lugar en 1834 con el Poor Law Amendment Act (Ley de los pobres). Las parroquias no tenían la suficiente capacidad, medios y disciplina para resolver los problemas de las asistencias dadas. Por ello, se creó la Comisión de 1832 para la ley de los pobres en Londres, cuya función se basaba en sustituir a las parroquias, las cuales se encargaban de dar servicios. Igual que ocurrió el cambio de competencias en cuanto a la ley de los pobres, ocurre de manera similar en sanidad y poderes municipales.

Asimismo, con la crisis también se crean leyes y nuevos organismos dependientes del Estado, capaces de sustituir las competencias que tenían las parroquias, los burgos y los condados, conformándose así las bases del actual gobierno local inglés (Cammelli, M., 1994).

4. Tipos de autogobierno

Autogobierno bíblico.

El autogobierno bíblico se puede definir como la aspiración y la disposición de someterse de forma voluntaria a la autoridad de Dios. Está restringido por la palabra de Dios. (Watson, S., 2007).

Jehová Dios tomó a un hombre y lo mandó al huerto de Edén para que lo labrara y lo guardase. Así pues, le dijo que podía comer de cualquier árbol exceptuando el árbol de la ciencia del bien y el mal, y si lo hacía podía morir, dependía de Adán someterse o no voluntariamente a Dios y obedecer su ley. El autogobierno era el medio principal por el cual el hombre debía ser gobernado.

Sin embargo, Adán desobedeció a Dios y fue expulsado del huerto. Por ello, ahora debía gobernarse desde afuera.

En la historia del pueblo israelita se ve el mismo caso. El pueblo fue enviado a la Tierra Prometida con el sistema de autogobierno. Éstos no tenían rey, parlamento o presidente que les gobernase, únicamente la ley de Dios. Moisés les había mostrado la ley y el trato con justicia para los que no obedecían la ley. Pero, de nuevo, fracasaron al ejercer el autogobierno al abandonar a Dios y a su ley, por ello Dios les mandó el juicio bajo la forma de otras naciones, con el fin de que los gobernaran. Quedaron oprimidos por las naciones impías y clamaron a Dios pidiendo misericordia. Dios envió a sus mensajeros para que liberasen al pueblo y encaminarlos de nuevo por el sendero del único Dios verdadero. Entonces, el pueblo se arrepentiría y volvería a Dios. Cuando el juez moría, el ciclo empezaba de nuevo.

El gobierno de Estados Unidos fue el primero basado en el autogobierno bíblico, aunque más tarde se apartaran de estos principios y buscaron otro tipo de gobierno civil. Buscaban que dicho gobierno les ofreciera sustento y protección, esto conllevaba a entregar su libertad. (Watson, S., 2007).

Autogobierno mental.

El autor de este pensamiento es Robert J. Sternberg (Rojo, A., 2010).

En el gobierno de nuestra mente se diferencian tres funciones principales: legislativa, ejecutiva y judicial. La función legislativa implica crear, formular, planificación de las ideas, de estrategias. Estos individuos disfrutan de crear reglas, formular estructuras y planear soluciones. La función ejecutiva es la ejecución de los planes formulados por la función legislativa. Los individuos ejecutivos implementan sus ideas, siguen reglas, les gusta aplicar lo que saben para resolver problemas. La función judicial implica actividades de enjuiciamiento. A los individuos judiciales les gusta evaluar, juzgar y analizar reglas, ideas y procedimientos.

Se diferencian 4 formas de autogobierno mental (Rojo, A., 2010): 

  • Monarquía:

se caracteriza por la tendencia a centrarse en una meta o tarea cada vez; predomina la motivación por alcanzar una única meta o una sola forma de hacer las cosas. Son personas que tienen una sola meta o necesidad por cubrir y dirigen todos sus esfuerzos al cumplimiento de la misma. Son intolerantes e inflexibles. Creen que los fines justifican los medios. 

  • Jerárquico:

implica una orientación hacia múltiples metas, cada una de las cuales con una prioridad concreta. Implica también conocer cómo lograr la realización de diversas tareas dentro del mismo periodo de tiempo, distribuyendo prioridades para hacer cada tarea en su momento. Son personas que tienen varias metas con diversas prioridades. Son conscientes de sus acciones, tolerantes y medianamente flexibles, se encuentran cómodos haciendo cosas de manera sistemática. 

  • Oligárquico:

implica dirigir las capacidades intelectuales hacia múltiples metas, igualmente importantes todas ellas, lo que conlleva problemas para realizarlas todas y bien ya que no tienden a priorizar unas sobre las otras. Son personas que tienen varias metas de igual importancia. Les cuesta definir prioridades. Son versátiles y tolerantes. 

  • Anárquico:

se caracteriza por la tendencia de evitar las reglas, normas, costumbres, procedimientos típicos, etc., a la hora de abordar las tareas o los problemas. Los alumnos con un estilo de pensamiento anárquico tienen muchos problemas para ajustarse o adaptarse a un sistema formal como la escuela. Son personas que tienen muchas metas por cumplir pero no están claras y suelen estar motivados por una variedad de necesidades y metas que son a menudo difíciles de clasificar por su importancia. Se oponen a los sistemas preestablecidos para resolver problemas, pero no presentan alternativas. Son intolerantes y no reflexivos.

5. Véase también:

 Autonomía. 
Soberanía 
Gobierno central 
Gobierno local 
Poor Law Amendment Act

6. Referencias:

1. Autogobierno. Real Academia Española. En: http://dle.rae.es/srv/search?m=30&w=autogobierno [Consultado el 23/04/2017].
2. Autogobierno. (2017). Lexicoon. En: http://lexicoon.org/es/autogobierno [Consultado: 23/04/2017].
3. Benegas, A. (1995): “HACIA UNA TEORIA DEL AUTOGOBIERNO”, en Revista Libertas, 23: 37 páginas. http://www.eseade.edu.ar/files/Libertas/22_5_Benegas%20Lynch.pdf [Consultado el 03/05/2017].
4. Bobbio, N., Matteucci, N. y Pasquino, G. (1994). “Autogobierno”, en Cammelli, M. (coord.). Diccionario de política. Madrid: nueva ed. rev. y amp.
5. Watson, S. (2007): “El autogobierno bíblico”, en Chalcedon Fundation. En: https://chalcedon.edu/resources/articles/el-autogobierno-biblico [Consultado el 04/05/2017].
6. Núñez, J. C., González-Pienda, J. A., Bernardo A., Alvarez, L., González, P., González-Pumariega, S., Roces, C. y Solano, P. (2002): “TEORÍA DEL AUTOGOBIERNO MENTAL: ANALISIS DE LOS SUPUESTOS TEÓRICOS EN RELACIÓN AL APRENDIZAJE Y A LA ENSEÑANZA”, en Ministerio de Ciencia y Tecnologia. 3697 – 3708. En: http://www.educacion.udc.es/grupos/gipdae/documentos/congreso/VIIIcongreso /pdfs/442.pdf [Consultado el 29/04/0217].
7. Rojo, A. (2010): “La teoría sobre los estilos de autogobierno mental”, en ASA Málaga. En: http://asamalaga.es/2010/08/la-teoria-sobre-los-estilos-de.html [Consultado el 27/04/2017].

Autores:

María Mercedes Calero
Sandra Amores
Gema Cebolla

_a
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License