Abdicación

Concepto

1. Etimología: “Proviene del latín “abdicare”, compuesta la palabra por la partícula “ab” cuyo significación es “privación; y por “dicare” que podemos traducir como “consagrar” o “declarar”. (www.deconceptos.com, 2016).

2. Definición: “La abdicación es el proceso mediante el cual se abandona un determinado puesto o derecho mientras se está en uso del mismo” (www.deconceptos.com, 2016). En Derecho Romano, el término se usaba para referirse a desposeer o rebajar a una persona de su condición, estado, o de algún derecho, facultad o poder. “La utilización más difundida es aquella que hace alusión a la cesión de soberanía, renunciando explícitamente a la misma” (www.deconceptos.com, 2016). Es el acto por el que un/a monarca abandona o deja voluntariamente el oficio regio como titular de la Corona, causándose la transmisión de sus derechos al/la sucesor/a. Es el caso de los reyes/reinas, cuyo se ejerce de forma vitalicia. También se puede referir al acto de ceder la soberanía de un pueblo. (Montagut 2015). Generalmente éstos aducen motivos por los que la cesión de la autoridad implica un beneficio para los gobernados, o la eliminación de un perjuicio. Por ejemplo, puede motivarse con un problema de salud o una edad demasiado avanzada para llevar a cabo las obligaciones que implica tal cargo.

Contenido

1. Concepto de Abdicación
2. Abdicaciones que destacan en la historia
3. La Corona española
4. Marco Legal Constitucional.
5. El proceso de Abdicación de Juan Carlos de Borbón.
6. Los efectos de la Abdicación en España.
7. Vease también.
8-Referencias.

Abdicaciones que destacan en la historia

Lucio Cornelio Sila

La primera renuncia conocida fue la del dictador Lucio Cornelio Sila, quien se había apoderado del gobierno de la República romana en el 81 a. C. Tras una guerra civil, ejerció el poder a través de métodos violentos y la proscripción de sus enemigos. Abandonó el poder apenas dos o tres años después. (Martos, 2014)

Diocleciano

Diocleciano se retiró por motivos de salud al palacio que había ordenado construir en la ciudad dálmata de Spalatum (actual Split) donde vivió seis años más. Cuando vinieron a invitarle a volver a dirigir el Imperio, contestó con la frase: “Si pudieseis enseñar a quien os envía las legumbres que cultivo en mi palacio, no me haríais tal propuesta”. (Martos, 2014)

Cristina de Suecia

Su abdicación fue un acto inesperado, sobre el cual la reina nunca llegó a explicar claramente la causa. Cuando el Consejo del Reino le pidió que justificase su renuncia contestó: “Si el Consejo supiera las razones no le parecerían tan extrañas”. La situación venía precedida por la polémica de la reina a casarse. (Martos, 2014).

Eduardo VII

Ya en el Siglo XX, Eduardo VII renunció al trono de Inglaterra en el año 1936 después de sólo 10 meses en la corona. La razón del abandono, que causó un gran escándalo, fue su amor por Wallis Simpson, una estadounidense dos veces divorciada quien, el 3 de junio de 1937, se convirtió en su esposa. La boda se celebró pese al rechazo de la familia real, que no acudió, del Gobierno británico y de la Iglesia anglicana. (Martos, 2014)

Balduino I de Bélgica

Los abdicación de Balduino I de Bélgica en 1990, duró dos días. Se produjo a raíz de la aprobación del Parlamento de la ley del aborto que el Rey se negó a firmar, a pesar de estar obligado por la Constitución, debido a sus convicciones católicas. (Martos, 2014)

Liechtenstein Hans-Adam II

En 2003 convocó un referéndum para revisar la constitución y conseguir aumentar sus poderes. Amenazó con abandonar el país junto a su familia si no era aprobado. En 2004, delegó el gobierno en su hijo, el príncipe Luis, pero la transición no finalizó ya que Hans-Adam continúa siendo jefe de Estado, además del dueño del grupo bancario LGT y de una gran fortuna personal. (Martos, 2014).

La Corona española

España ha sido una monarquía durante una gran parte de su historia en la que la abdicación no se puede considerar un hecho singular ya que en su historia moderna y contemporánea se han dado distintos casos tales como:

Carlos I de España. El Emperador Carlos V.

Bajo el poder de la dinastía de los Austrias, el primero en ceder el trono fue Carlos I de España, el emperador Carlos V, dejó el reinado a los 56 años con una doble abdicación en Bruselas, el 25 de octubre de 1555. Dejó, a su hermano Fernando I, los territorios de la Casa de Habsburgo y a su hijo Felipe II las Coronas españolas, incluyendo los territorios de ultramar, Flandes y las posesiones italianas. Carlos se encontraba agotado física y mentalmente después de un intenso reinado, recorriendo media Europa para atajar los numerosos problemas que se dieron en sus Reinos y Estados. (Montagut, 2015) “Se trató, excepcionalmente, de una abdicación voluntaria y se retiró a Yuste donde moriría tres años después”.(Cabezas, 2014).

Felipe V. El primer Borbón.

Felipe V, el primer rey de la casa de los Borbón, abdicó en enero de 1724 en su hijo Luis I. Su hijo tenía 17 años, y la disposición que lo hizo rey se publicó solo 6 días después del cese de su padre. Existen dos hipótesis sobre esta abdicación. Una defiende que el rey Felipe V esperaba poder acceder al trono de Francia por la posibilidad de una muerte inminente del monarca francés Luis XV (algo que realmente no sucedió, ya que falleció en 1774). La otra, asegura que abdicó por una fuerte depresión que sufrió durante aquellos años. (Montagut 2015).

Carlos IV. La crisis del Antiguo régimen.

“Las siguientes abdicaciones se dieron en la etapa final del Antiguo Régimen y las vísperas de la Guerra de la Independencia”.(Montagut 2015). “Carlos IV abdicó en 1808 en su hijo Fernando VII después de los sucesos del motín de Aranjuez”. (Montagut 2015). Al poco tiempo, tanto Carlos IV como Fernando VII abdicaron en Bayona, presionados por Napoleón, para ceder el trono a José Bonaparte. (Montagut 2015).

José Bonaparte. La España napoleónica.

El Emperador francés termina traspasando los poderes a su hermano que reinará como José I de España. Tras la derrota de los ejércitos napoleónicos y la expulsión de José Bonaparte, Napoleón le devolvió el trono de España con el Tratado de Valençay. Finalmente es sustituido en el trono Fernando VII que morirá como rey dejando un nuevo problema sucesorio entre su hija Isabel y su hermano Carlos. (Montagut 2015).
Isabel II. Exilio en París.
En la época liberal, y con monarquía constitucional, Isabel II renunció al trono en el año 1870, estando en el exilio, siendo sucedida por su hijo el príncipe Alfonso, que recuperó el trono para los Borbones. Fue un militar, Prim, quien provocó la revolución de 1868, que obligó a la reina Isabel a abdicar. La monarquía fue restaurada en 1874 en la figura de Alfonso XII. (Montagut 2015).

Amadeo de Saboya. El primer rey elegido en un Parlamento.

La Revolución de 1868 en España y la salida de Isabel II dio lugar a un gobierno provisional. El nuevo gobierno convocó Cortes Constituyentes que con una amplia mayoría monárquica proclamaron la Constitución de 1869 que establecía como forma de gobierno una monarquía constitucional. Amadeo abdicó el día 11 de febrero de 1873 ante la profunda división existente en el seno de la mayoría política que sostenía el sistema político que regía, casi más que por la presión de las oposiciones carlista y republicana.

Alfonso XIII. El Rey que no abdicó.

La proclamación de la República le obligó a salir del país en abril de 1931, aunque no abdicó más adelante. Durante la guerra civil española apoyó al bando sublevado y con Franco en el poder, intentó que éste le apoyara en la restauración de la monarquía pero éste “anunció en ABC de Sevilla que la restauración de la monarquía era una posibilidad más, pero distinta incluso “hasta en la persona que la encarne”. “Serrano Suñer, confió al embajador italiano que la vuelta del rey era una “imposibilidad física y metafísica”. “En un manifiesto firmado el 15 de enero de 1941 en Roma cedió sus derechos dinásticos en don Juan, su hijo, pero sin hablar de abdicación”. (Vilches J. 2016)

“ Ni Isabel II ni su nieto Alfonso XIII fueron autorizados para abdicar por ley alguna, porque en ambos casos no fueron abdicaciones provocadas por razones personales y que permitieran el acceso de herederos dentro del mismo sistema político” (Montagut 2015).

Juan Carlos I

En tiempos de los Borbones, “la abdicación se convierte en una forma habitual de entregar el poder”. Sólo cuatro de los 10 que han reinado han entregado el trono tras fallecer. (Cabezas, 2014).

Según la Casa del Rey, Juan Carlos I, tomó la decisión de abdicar tras 39 años de reinado, el día de su 76 cumpleaños pero no fue anunciado hasta pasadas las elecciones europeas, el 2 de junio del 2014. La decisión fue comunicada al Presidente del Gobierno, en el mes de marzo, a partir de lo cual se creó un equipo con miembros del Ejecutivo y la Casa Real que fue perfilando los detalles técnicos del proceso. La propia Zarzuela y otras voces afines a la monarquía citaron como principal motivo de esta decisión el deseo de renovación de la institución por parte de “una generación más joven que afronte con renovada intensidad los desafíos” (Juan Carlos I, 2014). Aseguran que la decisión fue meditada y que no tuvo que ver con el estado de salud del Rey, ni la situación política.

Esas mismas fuentes reconocen que la imagen de la Casa Real no pasaba por un buen momento debido a su viaje de cacería a Botswana el mismo día en el que se abordaba en Bruselas una posible intervención de España por su delicada situación económica y por la imputación de la Infanta Cristina y su yerno, Iñaki Urdangarín, en el caso Noos. (Junquera y Cué, 2014).

En opinión de un sector más crítico la decisión fue precipitada por los resultados de las elecciones europeas cuyos resultados anunciaban la posibilidad del final del Bipartidismo PP-PSOE como principales pilares de la monarquía frente al surgimiento de nuevas fuerzas con el republicanismo en su ideario. (Alberola, 2016) Esta presunción está basada en el discurso navideño del Rey donde expresó su “determinación para continuar” (Juan Carlos I, 2013) poco tiempo antes del día de su aniversario. (Escolar, 2014) Por añadidura, los escándalos que salpicaban a la institución creaban el caldo de cultivo ideal para cuestionar su supervivencia debido a la pérdida de popularidad entre la ciudadanía. La abdicación de Juan Carlos I se hizo efectiva el 19 de junio de 2014 con la publicación de la Ley Orgánica 3/2014, de 18 de junio, en el Boletín Oficial del Estado, aprobada por las Cortes Generales conforme a lo dispuesto en la Constitución. El Príncipe de Asturias pasó a ser proclamado Rey con el nombre de Felipe VI.
Marco legal. Art 57 de la Constitución Española

La forma política del Estado español es la Monarquía Parlamentaria. Es el artículo 57, del Título II de la Constitución Española (C.E.) de 1978, el que recoge las normas sucesorias al trono de España por las que en ningún caso puede quedar vacante la Jefatura del Estado. Los 2 primeros apartados de este artículo se refieren a la sucesión de la corona en caso de fallecimiento del Monarca. Los tres siguientes regulan otras casusas que abren la sucesión al trono.

En el artículo 57.1, se establece el carácter hereditario de la Corona de España y se designa a Don Juan Carlos I de Borbón como legítimo heredero de la misma a continuación se fija el orden en que se es escogerá a los/as sucesores/as “La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, al grado más próximo al más remoto, en el mismo grado, el varón a la mujer y, en el mismo sexo, la persona demás edad a la de menos”(C.E.). En el 57.2 El/la heredero/a tendrá la distinción de Principe/sa de Asturias.

En los siguientes apartados del artículo 57, se expone cómo se procederá en los supuestos excepcionales de sucesión, “cuando se extinguen todas de las líneas llamadas en Derecho”. Son las Cortes, el órgano de representación popular, quienes resolverán esta cuestión “en la forma que más convenga a los intereses de España”.

En el punto quinto del artículo 57, la abdicación es, dentro de los supuestos excepcionales un acto personal y unilateral que no supone un cambio en los derechos sucesorios, por lo que la Corona será ocupada de acuerdo al orden de sucesión establecido. La intervención de las Cortes es obligatoria por medio de una Ley Orgánica donde se otorga el consentimiento a la abdicación que deberá ser aprobada por mayoría absoluta.

El proceso de abdicación de Juan Carlos I.

El procedimiento que se siguió fue:
1. El Rey Juan Carlos, el 2 de junio de 2014, comunica su “voluntad de abdicar” a través de un escrito que presenta y firma ante el Presidente del Gobierno, éste a su vez, lo hace extensivo a todo el equipo ministerial. El propio Rey es quien informará a los Presidentes del Congreso y el Senado.
2. Tal y como establece nuestra Carta Magna el Presidente del Congreso convoca a las Cortes y al Senado que autorizarán la abdicación por medio de una Ley Orgánica. Las Cortes reciben el proyecto de Ley que ambas cámaras tramitarán por el procedimiento de la lectura única, de forma que la Ley quedará inmediatamente aprobada. No hay lugar para discutir acerca de la continuidad de la institución o de su titular se trata simplemente de una autorización para la culminación del proceso.
3. Finalmente, La Ley (Ley Orgánica 3/2014 de 18 de junio por la que se hace efectiva la abdicación de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I de Borbón) es promulgada por el propio Rey Juan Carlos I aún en el ejercicio de su cargo, con el refrendo del Presidente del Gobierno entrando en vigor el mismo día de su publicación oficial en el B.O.E. el 19 de junio de 2014. (Ferreres, 2014, pág. 125).

Efectos de la Abdicación de Juan Carlos I.

El efecto inmediato del acto de abdicación fue la aplicación del precepto constitucional que ordena la sucesión que otorga al primogénito varón que representa su sucesor, Don Felipe, que es proclamado Rey como Felipe VI, el día de la publicación en el B.O.E. de la Ley Orgánica de la abdicación de Rey Juan Carlos I.
El mismo 19 de junio de 2014 se publicaba el Real Decreto 470/2014, de 13 de junio, en el que se establecen las normas protocolarias sobre el tratamiento y honores de la familia Real en la que se añade una Disposición Transitoria por la que Don Juan Carlos de Borbón será distinguido de forma vitalicia con el título honorífico de Rey manteniendo el tratamiento de Majestad.

De mayor trascendencia jurídica es la reforma que permite el aforamiento de los Reyes, los Príncipes y los Reyes Salientes ante el Tribunal Supremo. “Se trata de la modificación de los artículos 56 y 57 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), que establece las competencias de las salas penal y civil del Tribunal Supremo, y que el ejecutivo incluye en la Ley "complementaria de la Ley de racionalización del sector público y otras medidas de reforma administrativa". El párrafo indica textualmente que "además de las competencias atribuidas a las Salas de lo Civil y de lo Penal del Tribunal Supremo en los artículos 56 y 57, dichas Salas conocerán de la tramitación y enjuiciamiento de las acciones civiles y penales, respectivamente, dirigidas contra la Reina consorte o el consorte de la Reina, la Princesa o Príncipe de Asturias y su consorte, así como contra el Rey o Reina que hubiere abdicado y su consorte” (Pozas, 2014) La votación de la reforma contó únicamente con el respaldo del Partido Popular, absteniéndose el Partido Socialista Obrero Español, y la Coalición nacionalista catalana Convergencia i Unió, votando en contra el resto de partidos de la Cámara. La falta de apoyo político se fundamentó, en unos casos en la disconformidad con el procedimiento parlamentario escogido, ya que no se hizo a través de la Proposición o un Proyecto de Ley como forma más indicada por lo juristas para llevar a cabo esta reforma, y en otros, por el rechazo de la figura del aforamiento por el agravio comparativo que establece. (Torres Gutierrez, 2014, pág 177).

Otro de los cambios seguidos de la abdicación ha sido el nombramiento de Princesa de Asturias de la Infanta Leonor. Su posición no estaba asegurada hasta este momento debido a que la Constitución Española da preferencia a los hombres en la línea sucesoria y el cambio necesario en la Carta Magna no logró el consenso suficiente cuando fue propuesta por el ex Presidente Rodríguez Zapatero. “En caso de no haberla nombrado Princesa, el nacimiento de un varón en el matrimonio de los príncipes habría supuesto la relegación de su primogénita y un ataque a la igualdad de género en la Jefatura del Estado” (Del Castillo, 2014).

La española es la única monarquía que mantiene la primacía masculina en la sucesión. “Sin embargo la Constitución sí asegura la condición de Leonor una vez que su padre se convierta en Felipe VI. Tal y como refleja el Artículo 57.2, los herederos a la Corona lo serán por nacimiento o "desde que se produzca el hecho que origine el llamamiento" de un nuevo sucesor, que en este caso sería la coronación de Felipe de Borbón. Además, sería una "situación irreversible" sobre la que no afectarían nuevos nacimientos, tal y como explica el experto constitucionalista Jaime Nicolás.” (Del Castillo, 2014).

Véase también

Monarquía Parlamentaria
Abdicaciones de Bayona
Aforado
Soberanía
Constitución Española

Referencias bibliográficas

1. “Concepto de Abdicar” (2016). En: http://deconceptos.com. Consultado en Nov. de 2016.
2. “Definición de Abdicación”. En: http://definicion.mx/abdicacion. Consultado en Nov. de 2016
3. “Abdicación” (2014) En: https://es.wikipedia.org. (Consultado en Nov. de 2016).
4. Monagut, E. “Las abdicaciones en la historia de España” (2015). En revista web: http://losojosdehipatia.com.es.
5. Martos, J.A. (2014) “Abdicaciones históricas” En revista web: http://www.muyhistoria.es.
6. Cabezas, J.A (2014) “Sobre las abdicaciones reales en España”. En revista web: http://queaprendemoshoy.com/.
7. Vilches, J. 2016. “Alfonso XIII el Rey que no abdicó” En Diario web: //www.larazon.es/.
8. Junquera, N. y Cué C. (2014) “El Rey abdica” En Diario web: http://politica.elpais.com.
9. Alberola, M. (2016) “Se cumplen dos años de la abdicación del Rey Juan Carlos”. En Diario web: http://politica.elpais.com.
10. Escolar, I. (2014). “El Rey no tenía otra opción”. En Diario web: http://www.eldiario.es/.
11. Ferreres, V.(2014) “Ley Orgánica de Abdicación de Rey Juan Carlos” pág. 125. En Revista web: Actualidad Jurídica Uría Méndez. http://www.uria.com/
12. Pozas, A. (2014). “Aforamiento total para la familia real a partir del domingo”. En: http://cadenaser.com/.
13. Torres, A. (2014). “A propósito de la abdicación del Rey Juan Carlos I” pág. 177. En revista web: https://www.cairn.info/revue-civitas-europa
14. Castillo, C. (2014). “La abdicación asegura a Leonor como Princesa de Asturias” En Diario web: http://www.publico.es/.

Autoras:

Alicia Sánchez
Eva Marina

_a
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License